Seminci 2012: La lapidación de Saint Ètienne y Rumbo al Norte

57 Semana de cine de Valladolid. ¿Qué pintan la obsesión de los cortos, que aquí hay 45? Estos 45 se reparten entre todas las secciones, qué obsesión. Ni se ponen en televisión ni en los cines.

La opinión general es que es un festival un puntín mediocre, con algún horror como La lapidación de Saint Ètienne, de Pere Vilà Barceló, pagada por la Generalitat catalana. ¿Por qué no nos dicen el nombre del funcionario que dio el dinero para este engendro?

Solo decir que Lou Castel, el protagonista, un viejo solitario, desagradable, desdice la teoría de gente que de mayor se han convertido en grandes actores. Castel en cambio es tan mal actor como de joven.

La verdad es que lo mejor visto hasta ahora es de un clásico, Rumbo al Norte, agárrate, de Mika Kaurismäki. De este señor han hecho retrospectivas en un montón de festivales. Aquí en Valladolid ha estado dos veces, y es evidente que siempre está a la altura de las circunstancias.

Son esas historias aparentemente sencillas que luego se complican maravillosamente. Personajes que se quieren porque el director los quiere, porque la cámara se enamora de ellos. Película amable que destroza la vida marital.

Bueno, pues aquí sigue la Seminci, con menos público que en lejanos tiempos.