Sitges 2012: ‘Sightseers’, ‘Cosmópolis’, ‘Juego de niños’…

Continúa el Festival de Sitges con el centenar no, las miles de películas repartidas por aquí. En todos los festivales hay muchísimas películas que se ponen en diversas secciones, pero en todos, cada sección tiene un cine.

Aquí también, pero el palacio del cine, por así decirlo, el auditorio, con casi 2.000 butacas, se supone que acoge la sección oficial, las mejores. Entonces hacen un lío de películas en el que a las 36 oficiales le meten las galas, los especiales… Con lo cual, más y más, y si por casualidad en los cines específicos de otras secciones hay maravillas, por horario es imposible verlas. Es un caos.

Entre películas que podrían destacar, Sightseers. Es una película divertida, negra, negrísima, que ya gustó en Locarno y que ha vuelto a gustar aquí. Películas infumables como Los señores de Salem, Cronenberg no hay quien lo aguante en la última, Cosmópolis, con Robert Pattinson

Luego hay que preguntarse por qué películas negras, thrillers, policíacas, sin nada de fantástico, van a concurso de cine fantástico. Eso es un desmadre. ¿Es quizá el subconsciente de que, al haberse cargado las autoridades el Festival de Manresa dedicado al cine negro, le están haciendo un homenaje?

Y de cárcel, un tal Makinov, que dirige, produce, hace el guión, la fotografía, el montaje, el sonido y no la interpreta de milagro, para hacer Juego de niños. Este remake es un plagio absoluto, plano a plano, frase a frase, de aquella legendaria película de Chicho Ibáñez Serrador, ¿Quién puede matar a un niño?