Sobre la crisis y los festivales de cine (II)