Sobre el Festival de Cine de Málaga 2012 (2ª parte)

Continúa directo a su final el Festival de Cine de Málaga, absolutamente triste en el trato a los que venimos a trabajar. Dicen las malas lenguas que el año que viene, para ahorra más, a lo mejor nos traen en autobús. Un festival que es solo de cine español , es decir, no tienen que ir a buscar películas a festivales extranjeros, ¿no puede encontrarlas mejor que las que vienen?

Porque a falta de un día, que la gente, el público, la crítica, diga la mejor y única es Carmina o Revienta, y el público, no los demás, añadan The Pelayos, que se estrena mañana en toda España… Yo no comparto el amor por The Pelayos, pero sí por Carmina.

Lo que me gustaría saber es por qué las Comunidades Autónomas dan dinero a algunas películas. Hay dos de tema africano que la Generalitat Valenciana ha dado dinero, la misma Generalitat que da no sé cuantos millones a la Fórmula 1, que es algo que vemos la salida y la llegada, porque lo del medio es una lata. La Generalitat Valenciana sería mejor que se hubiera quedado con la Mostra tras 33 años, que se cargó la alcaldesa, o de dar facilidades, es decir, dinero, a lo que les queda, el Cinema Jove, manifestación conocida en todo el mundo y que gusta más que la Fórmula 1.

Películas aquí horrorosas, como una cosa que se llama Ali, que la ignorancia del que la hace mete el sonido a tal volumen y que la gente que contrata para hacerla no sepa vocalizar, ¡NO SE ENTIENDE NADA! Pero si es Verónica Forqué la que habla sí que se entiende, ella sí que es actriz.

Son historias bobas, rocambolescas, pequeñitas, estúpidas. De verdad, ¿no había otras películas? ¿No había más películas? A ver si trabajan los que dicen que trabajan.