Sobre el Festival de Málaga 2012 (1ª parte)

15 Festival de Málaga del Cine Español. 15 años y éste bajo el signo de la crisis. Dura un día menos que los 14 anteriores, pero el ahorro llega a ser miserable: a los invitados nos han suprimido el desayuno. ¡El gran ahorro! Pero yo pregunto, ¿por qué un jurado de siete y no de cinco como es habitual? Si suprimen a dos, ahorran. ¿Por qué hay más jurado Zona Cine, jurado Latinoamericano y jurado Joven…? Claro que estos últimos, como son de Málaga, vienen desayunados.

Películas más bien flojas. Algunas extrañas como una película española hecha por un danés que toda su carrera la ha hecho en Dinamarca. Se trata de Memoria de mis putas tristes, basada en la novela de Gabriel García Márquez cuya familia obligó a que se hiciera en español. Tiene suficiente morbo por un montón de desnudos para que se estrene, y la presencia de una madre y una hija haciendo el mismo personaje: Olivia y Ángela Molina, porque es una historia desde la infancia del protagonista.

Decepción con The Pelayos, porque la vida de los Pelayo es mucho más entretenida e interesante que la historia a base del hijo de Gonzalo y sus primos, que es lo que cuentan.

Realmente para poner a parir el resto de películas… No es que sean malas… Bueno sí, una, Kanimambo, que son tres cortos pegados en el apasionante mundo de Mozambique.