Mañana termina la 56 Edición del Festival de cine de Valladolid – SEMINCI:

 

El festival ha tenido una buena afluencia de público, aunque inferior a la época del esplendor de Fernando Lara. Hay muchas secciones, pero como siempre, lo que pasa la historia es la sección oficial.

Entre lo último que se ha visto destaca Las Nieves del Kilimanjaro de Robert de Guilian, ganador de premios en Valladolid, donde la dedicaron una retrospectiva y que se trata de un director famoso en el mundo entero por sus películas. Pues esta película está francamente bien, pero tiene un pequeño problema: este señor siempre trabaja con los mismo actores y se podría decir que John Ford trabajaba mucho con John Wayne, pero John Wayne hacía siempre de John Wayne y aquí a este señor sus actores les hace ser gangsters, ricos, pobres, sindicalistas, encantadoras a lo largo de más de 20 años de cine y eso distancia.

Por otro lado, hay una película que puede que sea muy interesante en Francia y que le puede hacer mucho reir a Angela Merkel porque trata de la subida al poder de Sarkozy. Trata de los cinco años claves en su carrera política, mezclados con el problema de su mujer Cecilia, Magníficamente escogidos los actores y muy entretenida, pero este tema ya lo hemos visto en la televisión, los periódicos… por lo que digo que sólo interesa en Francia. Eso sí Bernard Le Coq que hace un magnífico Jaques Chirac, pero este actor cuando la televisión era en blanco y negro hizo un célebre spot sobre una tónica.

Un horror de película argentina es Verdades verdaderas, una película que no se sabe por qué está aquí. Cumbres borrascosas, realmente mala con cámara libre y cámara en el cogote. Pero el balance que yo haría de todo el festival sería aprobado alto o notable.