Desde la 56 Edición la Semana de cine de Valladolid – SEMINCI

Ese festival que empezó siendo de cine religioso con afluencia de curas y montas preocupados por el cine a través de cineclubs, aulas, etc. que había en aquella época.

Después pasó por diversas fases siendo de valores humanos y terminó llamándose Semana de cine de Valladolid.  Fernando Lara lo elevó a una gran cima internacional llena de prestigio, pero todo lo que asciende acaba bajando. Este año, la crisis lo ha acortado quitándole un día. El público sigue yendo, pero este año nos están aburriendo con cortos muy largos y aburridos que cansan.

Afortunadamente se está viendo alguna buena película que otra. Yo diría que Zhang Yimou con ‘Bajo el espino blanco’ es una hermosísima historia de amor trágico, de amor maravilloso de gente que como buen amor romántico va a través del valle de la muerte. Y además, magníficamente contada e interpretada. Destacaría Starbuck, película canadiense de Ken Scott que es capaz de hacernos reír por situaciones y diálogos por un donante de semen a cambio de dinero durante 20 años. Después de 533 productos de ese semen con distintas señoras plantean su derecho a saber quién es su padre biológico. Bueno, seguiremos contando más cosas próximamente.