Seguimos en la 44 Edición del festival de cine de Sitges.

Este festival empezó como un festival de cine de terror. Luego le pusieron el nombre de cine de terror y fantástico. Después le quitaron lo de terror y quedó sólo lo de fantástico y hubo años que no era nada, ni de terror ni fantástico, sólo festival de Sitges. Ahora ha vuelto a ser fantástico y finalmente es Fantástico de Catalunya. ¿Se pueden hacer tantos cambios de nombre en 44 años?

Lo que es el sentimiento general de los que nos encontramos aquí es que hay demasiadas películas y además que muchas de ellas coinciden temáticamente, lo que considero un gran error.

Las que se ven a concurso, impiden ver el resto de películas en las secciones paralelas, porque puede haber cuatro o cinco a la vez en las secciones secundarias.

Algo realmente increíble es Verbo de Chapero-Jackson. Debo decir que este señor no está capacitado para dirigir películas y muchísimo menos para escribir guiones. Ha cogido unas imágenes de videoclip y los diálogos máss pedantes y horripilantes que pueda haber que hacen añorar el cine mudo.

Por otro lado, me he llevado una cierta decepción con Hara Kiri de Takashi Miike que hace pensar en “¡Qué bonita era Trece asesinos!”.

Destacaría Sint de Dick Maas que hace unos años nos dio la alegría con Amsterdamned. Sint es una película con cierto humor que nos planeta un San Nicolás español que el 5 de diciembre va a Holanda a dar regalos y llevarse a los niños malos a España también como si esto fuera un castigo. Pero alguien sospecha que este San Nicolás se está vengando y recopila asesinatos. Delirante y magnifica, sin más.

The Divide es una buena película de después del Apocalipsis. El problema es que hay tres o cuatro del mismo tema, por lo que eso no hace tanta gracia. Es una maja película de un bunker con variopintos personajes y se van degenerando y degradando. La degeneración de los personajes está muy buen hecha. Se trata de una película salvable pero el problema son28 aconcurso, sin contar la de Panorama, Retiro, Casa Asia…