Sobre la 59 Edición del Festival de cine de San Sebastián

Esta edición tiene dos errores iniciales de la nueva dirección que podrían traducirse en tres.

Uno: se trata del mismo esquema que inventó Diego Galán hace muchoooooooss años

Dos. La idea de inaugurar el Festival con Intruders. Se trata de una película que sería algo más propicia para San Sebastián Fantástico o Sitges, pero con la peculiaridad de que en estos dos sitios no inauguraría. Así que inaugurar San Sebastián….

Tres: premio Donostia a toda una carrera a Glenn Close. A una carrera con siete películas y si preguntamos por ahí qué ha interpretado esta actriz todos diremos Cruela de Ville.

La mejor película en lo que llevamos de festival hasta ahora y esto empezó el viernes es sin duda  ‘No habrá paz para los malvados de Enrique Urbizu’. Un magnífico thriller muy bien contado con cosas que nos las explica del todo, pero tampoco lo hace Spielberg y en la que podemos ver magnífico a José Coronado. Su trabajo me recuerda a ciertos actores americanos que llegaron a ser grandes actores con la edad. Porque claro, entre ‘Yo soy esa’ con la Pantoja y la de Los Malvados hay un gran trayecto profesional.

Por otro lado, apostar por los nombres es un error. Lo de Kim Ki-duk, una tomadura de pelo, lo de Sarah Polley una bobada y esto terminará el sábado.

En Zabaltegi: Perlas de otros festivales hemos tenido ‘El árbol de la vida’. Me gusta infinitamente más la de Elisabeth Taylor con el mismo título. No es una película. Es una cosa, unas imágenes, unas gentes… No es una película, no es un espectáculo, no es arte, no es nada, Es lo que es Terrence Malick: un tío raro. ‘Malas tierras’ le salió por casualidad y a partir de ahí arruinó a una productora con ‘Los días del cielo’ y vive su vida que me parece muy bien y de vez en cuando hace cosas como El árbol de la vida con la que un jurado organiza un lío como éste en la pasada edición de Cannes. Se debería pagar a cualquier que quiera ir a verla.

 Visita el Especial del Festival de Cine de San Sebastián 2011