Sobre Álex de la Iglesia y la Academia de Cine