55 semana internacional de cine de Valladolid

Esta semana de cine empezó como de Cine Religioso y asistían muchos curas y monjas porque era una época en la que se preocupaban del cine en la enseñanza, en los videoclubs, en las asociaciones. Por la noche el único local abierto era el bar de la estación donde a veces había que comprar un billete de andén para cruzar al bar. Luego le pusieron Festival de cine Religioso y Valores Humanos. Más tarde le quitaron lo de Valores Humanos y se quedó en Internacional de Cine.

A lo largo de estos años ha habido luces y sombras afortunadamente más luces que sombras, pero desde algunos años este festival ha renunciado a ofrecer cine inédito y ser un refugio para películas que se han visto o incluso premiado en festivales internacionales. Eso significa que crítica internacional no hay y algunos famosísimos españoles han pasado por aquí un día o dos o ninguno. Por eso debería ser una semana nacional de cine.

Lo más consolador hasta ahora han sido dos películas españolas: por un lado la de Icíar Bollaín También la lluvia, magnífica y encima la directora al ser actriz puede que sepa mejor que nadie escoger actores y dirigirlos. La otra película española “La mosquitera” de Agustí Vila . Absurda, surrealista, pero coherente y deliciosa.