43 edición del Festival de Sitges

Este año en el que yo soy jurado del premio Méliès D’Argent y panorama, todo son facilidades, trato exquisito por parte de la organización e incluso de todo el magnífico hotel Meliá. Eso también quiere decir que soy una especie de paño de lágrimas de la caótica organización, que repito a mí no me afecta, pero afecta como es tradicional a muchos.

Muchas películas, montones de películas, muchas secciones, ese es el “estilo”. Y tengo que la audiencia es la máxima todas las salas: en el auditorio, en el cine Prado, en el Retiro… Es decir, tiene una respuesta popular magnífica.

Si tengo que destacar una película -que no es de “área”- sería el estruendoso éxito, con el auditorio abarrotado en sesion especial, de la última película de John Carpenter, película hecha con tres dólares con uno de los argumentos más falsos y más engañosos que jamás se han hecho. Si aceptamos esta falsedad, los efectos y el ritmo son perfectos. Capta la atención, lástima que sea semejante MENTIRA argumental.