Festivales alejados del cine comercial

Una tónica de todos los festivales de cine es que viven de espaldas a lo que es el cine comercial, ese en el que la gente pasa por una taquilla, paga y entra. Entonces el cine está en crisis… Hay ciudadaes que ya no tienen cines, como Oviedo donde están todos en áreas colmerciales en las afueras. Es evidente que el festival va por un lado y la gente va por otro.

Locarno tras 63 años está siendo de una mediocridad asombrosa. A estas alturas de festival haber visto sólo dos películas interesantes que no se estrenarán en España pero que irán por festivales españoles -y que son una película rumana llamada Morgen y una serbia llamada White white World que lleva el subtítulo de La ópera de los mineros-, es muy pobre balance.

Sí observamos que la tecnología digital permite a indocumentados hacer películas con un coste muy bajo porque prescinden de iluminación, de maquillaje, de dirección artística… Pues alguien debería decirles que gastaran un poquito en iluminación, porque están abundando películas en las que, en exteriores de noche o interiores, no se ve nada.

También ha habido el que quiere asombrar con una barbaridad. Y la tristeza es que ha pasado sin pena ni gloria. LA Zombie, donde hay un zombie o extraterrestre -no se sabe muy bin qué es- al que sólo le gusta hacer el amor con muertos. O sea hay porno duro y hay gore. Pues bien, esto viene a concurso y nadie habla de ella.

Pobre festival…