Seguimos en el 63 Festival de Locarno

Aquí los grandes medios suizos a cuyos representantes veo en otros festivales no asoman, Aquí vienen algunos críticos de la zona próxima de Italia y este mediocre director conseguirá que ni esos vengan. De momento estamos asistiendo a un concurso internacional realmente malo. Piazza Grande en realidad es una plaza pequeña que en España hay avenidas mas grandes pero todo es así en Suiza.

Hay una buena retrospectiva, yo diría que muy buena pero la han hecho todos los festivales del mundo y en Berlín cinco o seis veces. Hasta en Gijón llevaron a la hija de Ernst Lubitsch un año, sí porque es una retrospectiva dedicada a Ernst Lubitsch del cual muchos tenemos sus películas en casa. ¿No se les ocurrió otro?

Si la mayoría de la de festivales grandes viven un poco de espaldas a la taquilla, las películas de este festival no es que vivan de espaldas al público, es que no deberían ni siquiera llegar a un festival de cine. Sin duda la Piazza Grande se llenará por fin con la película HUGO KOBLET, biografía del gran ciclista suizo. Es decir, esta película juega en casa y ya andan por la ciudad extras contratados con el maillot de la empresa para la que corría Koblet.