Sobre las meteduras de pata en el rigor histórico de los Oscar