Carlos Pumares hace balance de la última edición del Festival de Sitges