Resumen del Festival de Sitges 2008: lo mejor y lo peor…