Steven Spielberg, el descenso del Rey Midas