La Tele Nocturna

Siempre ha sido un desastre la televisión nocturna.

En tiempos había una gran variedad de tele tiendas. Se ha vendido de todo, chismes para adelgazar, variedad de cuchillos, líquidos para que no se peguen los mosquitos al parabrisas, de todo. Había variedad.

Ahora tenemos SIEMPRE EL MISMO, un chisme para hacer zumos, otro para picar zanahoria y similares. De vez en cuando el de asar hamburguesas y omnipresente un tal Javier y un ordenador.

Lo terrible ahora, es la superabundancia de loterías. Aburrida y fea. Son empresas que compran a las televisiones el espacio. Si una de esas empresas paga a una televisión local de Madrid, siete millones de pesetas al mes. ¿Qué pagaran a las cadenas nacionales que ofrecen este horror tan aburrido? El negocio es la llamada telefónica del teleespectador.

¿QUE CONTROL HAY DE QUE TODO ES VERAZ?

¿CUANTAS LLAMADAS RECIBEN?

¿CUANTOS PREMIOS CONCEDEN?

¿SE CONOCE O SABE ALGUIEN DE ALGÚN GANADOR?

Yo sólo pregunto y digo lo del chiste, ¿preguntar es ofender?

PIDAMOS toda una televisión nocturna entretenida. En las teles alemanas, hay comunismo, pero la señorita va en bikini.