REFLEXIONES SOBRE VALLADOLID

Hermosa ciudad, magnifica gastronomía y una semana de cine en la encrucijada, cosa que le ocurre a algún otro.

El año pasado pusieron un nuevo director, pero sigue el mismo modelo implantado con gran éxito por Fernando Lara. Lo llevó a cimas impresionantes, pero luego lo bajo a la cima en la que está. Le ocurre lo mismo a San Sebastián, que sigue un modelo, puesto por Diego Galán, también con gran éxito y sin caída, pero con la fórmula agotada.

Volvamos a Valladolid y tal vez la solución a la crisis surja de mirar dos premios.

Premio del público, DAY´S OF GLORY, absurdo título ya que en Cannes ganó el premio de interpretación, fue un éxito de público y crítica y en la actualidad es número uno en exhibición en Francia.

El otro premio, el FIPRESCI, que da la Asociación de Críticos. Fue para LAS SEÑORITAS, maja película ganadora del LEOPARDO DE ORO, en Locarno. Dos tipos de cine muy distintos, pero dos buenas películas.

¿Qué repercusión ha tenido Valladolid fuera de la ciudad?

El festival es para la gente de la ciudad que llena los cines, pero si el poder quiere publicidad también y repercusión, piensen. No sigan con ese modelo.