Extraña protección

Las películas en España, reciben dinero público procedente del estado y de la Comunidad Autonómica correspondiente. Además la Comunidad Europea también suelta pasta.

 

Todo ese dinero, tiene un origen común, nuestro bolsillo que lo suelta bajo la forma de impuestos.

 

Los de Europa se pasan, ya que las coproducciones, dan dinero al Chad o a Hong-Kong, películas que no tienen nada de europeas.

 

En el caso de que la película no guste y, a lo mejor, ni se estrene, nadie te devuelve el dinero tan torpemente gastado. Encima, el beneficio no tiene que devolverlo. Propongo, y ojalá se aprobara por quien corresponda, que ese torpe restituya algo a la comunidad de ciudadanos que le dió dinero y se le condene a un año de trabajos sociales, para que reflexione sobre su inutilidad cinematográfica.

Los funcionarios que le dieron el dinero, suspensión de empleo y sueldo, un año. Para que aprendan a no dilapidar un dinero que NO ES SUYO!!!!