hivo de la categoría: Criticas

Criticas

Engaños, traiciones y lamentos: Así se convirtió «Supervivientes» en la telenovela de Telecinco

Tras más de quince ediciones en distintas cadenas, la última entrega de «Supervivientes» –con Sofía Suescun como ganadora– ha demostrado que el formato sigue más vivo que nunca. De hecho, se ha convertido en todo un bombazo en términos de audiencia: las galas de los jueves mantuvieron una media de 3,2 millones de espectadores y un 29,2% de cuota de pantalla, cifra récord en su historia. Además, se ha convertido en el programa más visto de la temporada.

El liderazgo se mantienuvo en las entregas adicionales: el debate de los domingos logró un 19,8% de cuota de pantalla y 2,6 millones de espectadores y la emisión extra de los martes 2,7 millones (23,4%). Solo «Cuéntame» y «MasterChef» han resistido el mazazo de la aventura hondureña de Telecinco, que ha hecho sufrir a «Fugitiva», «Bailando con las estrellas», «Casados a primera vista»… Con una edición tan exitosa, solo queda tomar nota de algunos de los ingredientes que han convertido a «Supervivientes 2018» en el programa más visto del año:

Hambre de reality
En un año sin «Gran Hermano VIP» y un «GH» de capa caída, Telecinco necesitaba un programa de telerrealidad que enganchase a ese público fiel acostumbrado a recurrir al principal canal de Mediaset en busca de historias que puedan seguir casi 24 horas.

Casting variado
Una isla llena únicamente de viejas glorias o «viceversos» no consigue enganchar a la amplia variedad de públicos que sintonizan Telecinco. Y eso lo saben muy bien desde Bulldog, la productora, que ha logrado el equilibrio entre artistas, personajes del mundo rosa y jóvenes promesas del mundo del reality. Ha sido un acierto, un año más, incluir el perfil del «mago», que aporta buen humor y un punto místico a la convivencia. En esta ocasión, fue el turno del Maestro Joao.

Triángulos amorosos
Este año, además, los triángulos amorosos Sofía-Albalá-Logan y Sofía-Albalá-Hugo han enganchado a los espectadores al más puro estilo telenovelesco. Engaños, traiciones y lamentos se han sucedido en Cayos Cochinos.

Tramas en plató
Esta edición, además, los viajes de familiares y parejas de concursantes (como Isa Pantoja o Álvaro Albalá) han tenido más importancia que nunca, lo que ha llenado de contenidos los programas de debate y última hora realizados desde Madrid. Han pasado de ser meros análisis de Honduras a convertirse en el apéndice madrileño del reality
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

Jorge Ayala Blanco: recomendaciones para escribir una crítica cinematográfica

Consejos de Jorge Ayala Blanco para escribir una crítica cinematográfica 1) Síntesis Para François Truffaut, una película podría resumirse en un sólo sustantivo. Ayala Blanco piensa algo similar, y recomienda ser muy concretos al momento de sintetizar una obra. Algunas preguntas clave para lograrlo son, ¿qué es lo importante de esta película?, ¿qué descubrí? La

Read more

La entrada Jorge Ayala Blanco: recomendaciones para escribir una crítica cinematográfica se publicó primero en Movieland.

Leer más… ue leyendo

Publicado en crítica cinematográfica, Criticas, escribir, escritura, Jorge Ayala Blanco, recomendaciones, tips | a un comentario

El nuevo «MasterChef» con el que TVE quiere olvidar a «Operación Triunfo»

Maestros de la Costura

A la voz de «tres, dos, uno. ¡A coser!», los participantes de «Maestros de la costura» comenzaron con el primer reto de una larga lista que nos descubrirán al maestro de la costura. Sin embargo, su estreno ha provocado miedo e intriga a partes iguales. ¿Va a ser «Maestros de la costura» un intento a toda costa de mantener la ‘adicción’ que han generado los concursantes «Operación Triunfo» en La 1? Afortunadamente, la respuesta ha sido no. La primera entrega de «Maestros de la costura» se esforzó en demostrar que en el programa va a priorizar el trabajo de sus concursantes por encima de sus emociones.

En muchos aspectos, «Maestros de la costura» es un heredero de «MasterChef». Podemos apreciar que los responsables del recién estrenado programa, la productora Shine Iberia, y talent culinario son los mismos. También su plató y su línea argumental. Han cambiado el supermercado por una mercería, las recetas por patrones y en lugar de «coger sus cuchillos», tienen que «cerrar su costurero» al marcharse. Por no hablar de la estructura a la hora de confeccionar el programa: concursantes amateurs (y de lo más variopintos), pruebas individuales, colectivas y eliminatorias.

Los participantes han pasado de ser «aspirantes» a «aprendices» y sus perfiles son de lo más variado. Sin duda, el trabajo de selección entre los 10.000 candidatos que se presentaron ha sido más que minucioso porque Shine Iberia y TVE no dan puntada sin hilo. Podemos decir que cada participante cuenta con su «antagonista». Mientras que tenemos a un terremoto que estampa camisas con un retrato algo descarado de si mismo (y que ha vestido a la Terremoto de Alcorcón), hay una profesora de religión a la que ni se le ocurriría enseñar más de la cuenta. El bordador con pedrigrí (sí, en su casa se hereda el arte de bordar) puede enfrentarse a una empleada de gasolinera que tiene más pelucas que calcetines. También hay varias amas de casa, una modelo, un jefe de sastrería que no cose o dos gemelos catequistas que comparten teléfono móvil. Eso sí, la mayoría de ellos son autodidactas. Con estos ingredientes, el espectáculo está servido.

Lo que esperamos que mejoré con el paso de los programas es la confianza y el temple de los concursantes. Eduardo se cortó en el minuto 15 del programa, pero no fue el único percance. Una de las participantes de «Maestros de la costura» no pudo contener la emoción al ver que el programa comenzaba. «Estoy flipando», reconoció Anna entre lágrimas. Fue Raquel quien la consoló: «Pero ya estás aquí y esto no ha empezado aún». Y no lo había hecho. Solo habían presentado a los tres miembros del jurado. Puede que esta sea solo una estratagema de los realizadores del programa, porque no podemos olvidar que un taller de costura no es tan emocionante como una cocina.

El jurado también ha sido un acierto, al menos de momento. Está compuesto por tres modistas de alto nivel españoles y cada uno tiene un perfil totalmente distinto al anterior, aunque parece completarse bastamente bien, y cada uno da voz a una generación distinta de la moda española. Lorenzo Caprile, «el abuelito cascarrabias», es el más minucioso, el más conservador y también el más directo con los concursantes. Vamos, el Risto Mejide de «Maestros de la costura». María Escoté aporta color y destreza con los tejidos, pero también el temple que da la experiencia. Mientras que Alejandro Gómez Palomo, alma de la firma Palomo Spain, transmite pasión, originilidad y entusiasmo. ¿Serán capaces de que los concursantes les escuchen? De momento, Caprile es el que más cómodo parece sentirse delante de la cámara. Escoté y Gómez Palomo intentan disimular su escasa de experiencia audiovisual con carácter y entusiasmo.

Tensión no resulta
Si tenemos que decir qué concursante ha destacado desde el primer momento es Eduardo Navarrete, recién licenciado en Diseño de Moda, que ya ha vestido a la Terremoto de Alcorcón para los Goya 2018. No por sus diseños o por su perfecta melena sino por los constantes piques con Lorenzo Caprile. «Soy un poco estrellita, destaco mucho y por eso me las llevo todas», decía Navarrete. Pero no ha sido el único motivo por el que se «las ha llevado todas». El concursante ha faltado al respeto al jurado bromeando con que el abrigo «de Pertegaz» que habían hecho era una «versión más moderna». Obviamente, la reacción del jurado no fue muy agradable, especialmente con Caprile. No sabemos exactamente a qué viene esta tensión (o lo que sea) no resulta entre el concursante y el jurado, pero solo tiene dos opciones: o enganchar a la audiencia cual Almaia o aburrirnos hasta decir basta
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

«Todo entra mejor con miel»

La Gala de Operación Triunfo terminó a las 2 de la mañana. Consistió en cuatro horas de elogios indiscriminados. Ya lo dijo Aitana: «Todo entra mejor con miel».

Aunque esta edición de OT ha reanimado el formato, queda muy lejos de la primera. Digan lo que digan los millennials.

Es más. Habrá que descontar el efecto burbuja. Si repites infinitas veces en la tele que alguien es una estrella, la gente se lo acaba creyendo. El interesado también se lo acaba creyendo.

Así que lo primero que necesitarán los concursantes al salir será un equipo de psicólogos y toda la ayuda posible de las familias.

Es una edición que ha funcionado con sobredosis de elogios. «Es especial», «es un talento único», «hará lo que quiera en la vida», «es el gran descubrimiento de la edición», «ha sido espectacular y fascinante» fueron algunas de las comedidas frases que les dedicaron jueces y profesores.

El jurado repartió mucha vaselina y poca estopa. Mónica Naranjo actuó siempre de Diva Nodriza, de Madre Superiora del Artisteo y Joe, el de las chaquetas, que se suponía iba a hacer de Risto, acabó filosofando de la música como si fuera Haydn.

Hubo un momento definitivo en la gala cuando Rosa de España, que estaba en el Jurado, quiso comentar la actuación de Aitana. Entre palabras poco comprensibles de entusiasmo y admiración, dudó por un instante en precisar un problema técnico de la concursante. A Aitana le cambió el rostro. Era inconcebible. Era intolerable. Casi se vio su cortocircuito ante la frustración. Así que Rosa rectificó y siguió con el incienso. «Estoy flipando, flipando».

El programa ha hecho con los jóvenes un poco lo que los padres hacen ahora con los hijos: eres el mejor, eres único, el mundo está en deuda contigo.

Lo dijo Rosa: «Todos somos únicos».

La Gala fue larguísima. ¿Cuántas veces se pudo frotar las manos Roberto Leal? Las mueve más que un cantaor. Se sienta como Javier Calvo y mira como Ambrossi. Al fin y al cabo todos hemos adoptado algo de Los Javis. Los Epi y Blas del sentimiento. No pueden dejar de sentir. Te los imaginas despeinándose cuidadosamente el uno al otro. Javier Calvo ya lloró en el minuto 10 de la gala.

La final tuvo como prólogo el programa de Cárdenas, que no acababa nunca. La última prueba de paciencia era ver a Luis del Olmo recitando a Campoamor. Después llegó Raphael, más o menos de esas épocas, cantando (cómo no) su Gran Noche. Raphael iba peinado como Natalia Figueroa, y el presentador, con gran originalidad, le llamó «icono».

Las actuaciones no mejoraron la gala de Eurovisión.

Aunque Alfred sacó su trombón. Hay algo ortopédico cuando se lo acercan. Es raro ver a alguien con un trombón en la tele. Ha acabado el concurso pronunciando peor que cuando empezó. “Alma pura”, le dijo la profesora. La duda es si no se habrá metido demasiado en el papel de novio de Amaia, un poco de Junior de Rocio Dúrcal.

En su actuación, los ojos del público se iban sin querer a la bailarina pelirroja a su lado. Igual que cuando lo hizo Aitana los ojos se fueron al equilibrista que se descolgaba por los muslos.

Ana War cantó un tango poco memorable. El «Volver» de Gardel en alguien tan joven era una mala elección. Pero tiene luz y los ojos se quedan en ella. «NO puedo dejar de mirarte», le dijo Mónica Naranjo.

La gran actuación fue de Amaia. Fue lo mejor de la noche, aunque eligiera un tema de Mclan. El estupor de esa elección dejó paso a la emoción en cuanto abrió la boca. Es como una mezcla de Mari Trino, Luz Casal y Rozalén. La última nota al piano fue como una guillotina sobre las cabezas de los demás.

Al terminar, desinflado ya el concurso, le tocó a Miriam, con ese aspecto suyo de concursante random llegada de algún lugar de los años 90. De OT3, quizás.

Pero Miriam se desgañitó como de ella se espera. Es un ejemplo de superación y Manu Guix se ha ganado el sueldo puliéndole el vibrato.

La estrella invitada fue Alborán, que alguien en Twitter definió genialmente como «copla emo». Se le notaba remiso a la hora de aconsejar. También estaba Bisbal, que no pudo actuar por problemas técnicos y acabó cantando a capela. Estaba para ingresar otra vez en la Academia. Ese rato de desconcierto fue rellenado por un speech motivacional de Miriam que debería ser incluido en alguno de los futuros discos.

Al final de la gala habló alguien de Gestmusic. Los chicos van por disco de platino y son lo más vendido en España en todos los formatos. Esto es un éxito, es indudable. ¿Pero para quién
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

Amaia es Messi

Mónica Naranjo estaba feliz «porque ya era hora de acabar». Raphael empezó la final con «Mi gran noche». Mucho más tarde llegaría Pablo Alborán (Rosa López formaba parte del jurado). Bisbal estaba anunciado. A las once y veinticinco de la noche, Ana Guerra estaba con la segunda pieza. Sólo había actuado Fred. Madre, lo que quedaba. Es verdad que Noemí Galera había llorado ya (Noemí es la Lydia Lozano de OT). ¿No podía TVE haber suprimido el día de la final la birria de «Hora punta»? Vale, habría sido sólo media hora. Luego también podrían haber aligerado el contenido del programa (menos mal que los problemas de sonido pusieron de su parte). Pero OT, como «MasterChef», como cualquiera de estos programas río, es un programa maleducado. ¿Que os tenemos hasta las dos? Nadie os obliga. Ya eran las doce cuando Amaia cantó la primera vez. ¿Alguien dudaba con esa actuación que era quien debía ganar? ¡Que con una canción de M-Clan hizo magia potagia! El resto del espacio sobró. OT se podía haber acabado ahí. Luego llegó Miriam. Bufff. Fue como si tras Joni Mitchel hubiera cantado Xuxa.

Se preveía el triunfo de una triple A. Es decir, que ganaran Amaia, Aitana o Ana Guerra (ésta por sus muchos seguidores). O Amaia, Aitana o Alfred. Pero a las 00.41 se mandó a paseo a Ana Guerra. A las 00.43, a Alfred. ¿Miriam con Amaia y Aitana? Y tenía que cantar otra vez, cielos. Desde lo de Chenoa siendo superada por Bustamante no se había visto nada igual. Por supuesto, quedó tercera.

Antes de cantar «Starman», Amaia había recordado la semana que se puso enferma con diarrea. Qué más quieres. Su naturalidad ha sido tan importante como su voz. A la 1.40 Roberto Leal anunció que Amaia había ganado. Aitana es Cristiano Ronaldo; Amaia es Messi. Mónica Naranjo no sé, pero mucha gente estaba feliz «porque ya era hora de acabar». Todavía apareció Bisbal, cantó sin música y habló como Yoda: «Los barcos están más seguros atracados en el muelle, pero no están construidos para eso». ¿Pero qué final es este? Vale, el final fue «Camina&raquo
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

Las cuatro Españas de «Los reyes del barrio»

La noche de este pasado jueves se estrenó en Cuatro con un nada desdeñable 8,5% de share «Los reyes del barrio», un programa de gusto costumbrista que sigue los pasos de cuatro pandillas de amigos muy diferentes en lo monetario pero unidos en la estupidez. El canal de Mediaset, en su empeño por convertirse en el observatorio antropológico de la España millenial y siguiendo un riguroso método científico, ha concebido una taxonomía de cuatro grupos para explicar la estructura sociológica de nuestro país: los pijos «de toda la vida» (Barrio de Salamanca, Madrid), los pijos chonis o nuevos ricos (Urbanización de La Moraleja, también en la capital), los modernos del barcelonés barrio del Raval y los proletarios del barrio marginal de Burjassot, en Valencia.

«Cuatro formas de ver y afrontar la vida», se decía engañosamente en la publicidad del programa. Y es que en lo fundamental la forma de ver la vida de los cuatro grupos es idéntica, con ciertos matices en el caso de los valencianos, mucho más auténticos y naturales. Las aspiraciones de todos ellos son las mismas, aunque les diferencie la potencia financiera para alcanzarlas. Lanzar una línea de zapatos, una marca de productos cosméticos, convertirse en la chica de la portada de una revista o vivir de ser «instagramer» o «influencer» son los proyectos vitales de unos jóvenes caprichosos, egocéntricos y que se tienen a sí mismos por personas únicas e irrepetibles.

Como siempre sucede en televisión, es difícil saber con exactitud cuándo los reyes del barrio hablan espontáneamente y cuándo están leyendo el guion. Tampoco cuánto hay en sus palabras de bravuconería y cuánto de realidad: «Yo no salgo nunca del barrio de Salamanca, aquí tengo las mejores tiendas, los mejores restaurantes…Salgo de casa y tarjetazo pa’arriba, tarjetazo pa’abajo». Cada uno de los colectivos intenta, a su modo, desmentir los prejuicios que creen que la sociedad tiene sobre ellos. Así, la estudiante de «Fashion Business» en una universidad estadounidense aclara que «la gente se piensa que por ser de La Moraleja todo es más fácil para nosotras, y no es así».

En todo caso, el programa está enfocado para fomentar la aversión hacia sus protagonistas, pues habría que hacer verdaderos esfuerzos para sentir simpatía por alguno de ellos. Los jóvenes sobreactúan como si realmente quisiesen generar rechazo entre el público para resaltar su cinismo como marca de la casa que los vuelve originales. Es el caso de Duna, la joven barcelonesa de 27 años que se dedica día y noche a sacarse fotos para sus decenas de miles de seguidores en Instagram con la esperanza de hacerse rica y famosa algún día. Y mientras llega ese día, a finales de mes peregrina a casa de su madre para pedirle dinero con el que pagar el alquiler del piso del Raval en el que vive con sus amigos modernos y alternativos.

En el fondo todo el espíritu del programa y de sus personajes podría resumirse en esa escena y en las palabras de la «instagramer» a su madre: «Mamá, dame el dinero para el piso que algún día te devolveré treinta veces más y te pagaré un lifting». Veremos cuánto tardan en madurar Duna y sus compañeros
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

La muerte de Gran Hermano

La noche de este jueves Gran Hermano cerró su revolución, la decimoctava, concretamente. El uruguayo Hugo se llevó el maletín, por delante de su otrora amigo Rubén. Jorge Javier Vázquez cerró haciendo autocrítica una edición que pasó sin pena ni gloria, pero que alarmó por sus bajos datos de audiencia. Nuestros críticos Rosa Belmonte y Hughes repasan la trayectoria de este formato y su progresivo declive
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

Alfred y Amaia, la historia de amor de OT 2017 que une a España

El amor ha cambiado. Al menos, la visión que la televisión quiere vendernos sobre el tema, pervirtiendo la conquista, las miradas, por el puro espectáculo. Estamos acostumbrados a que los realities se apropien de esa idea de la pasión fugaz, del todo o nada y más ahora, de los edredoning… pero hay mucho más detrás.

Operación triunfo

TVE ha demostrado con OT 2017 cómo manejar un talent musical. No banalizan la idea del amor, frívola en otros programas similares. El concurso de la cadena pública conoce sus prioridades, se limita en sus galas a resumir los ensayos de los concursantes, mostrando el esfuerzo semanal por hacer suyo un tema del que serán evaluados.

Pero no descuida la otra cara, sin explotarla. Es inevitable que al reunir a un puñado de jóvenes en una casa, la Academia, salten las chispas, pero no se pervierte el formato, que sabe dar a cada cosa la importancia que merece. Muchos esperan cada gala de Operación Triunfo para ver si los vídeos muestran la química entre algunos concursantes, para seguir sus historias, para trascender la pantalla. Pero OT contiene las ganas de los espectadores. Lo hace con su canal 24 horas, donde suelta píldoras para los que prefieren lo personal y no tanto el canto.

La historia de amor de esta edición de OT 2017 es la de Alfred y Amaia; una en la que los besos se ausentan o no se ven, pero sí lo hacen las miradas. Puede haber sido un producto deliberado de la cadena, que sabe cuándo y dónde sacarlo partido. Pero el feeling evidente entre los dos jóvenes concursantes es un hecho desde que se sentaron en un piano y lo tocaron a cuatro manos, desde que enamoraron a España con la mejor actuación de la historia de Operación Triunfo, desde que se escriben notas y se comen con los ojos, y sonríen, cómplices. Desde que reinventaron el amor millennial, apresurado, por la tensión, regodeándose en una perpetua pausa.

Lo que no suele mostrar la televisión, rendida al espectáculo y al share, es la previa, la conquista. Las ganas. Es vivir esperando un beso que puede que no llegue, y hacer que los testigos contengan en aliento como ellos, con cada acercamiento. TVE ha sabido ponerse en la piel de sus protagonistas, tomando distancia y acercando posturas; jugando, como ellos, inocente. Ya no importa tanto materializar ese amor, o desvelarse por ese juego en el que un par de ciegos juegan a hacerse daño; importa el cómo más que el cuándo, el proceso. Y las miradas
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

«The Crown 2»: Los fantasmas de Felipe de Edimburgo

La Reina de Inglaterra, Isabel II y su marido, el duque de Edimburgo, acaban de celebrar sus setenta años de matrimonio. Para los británicos son un ejemplo de lealtad y compromiso; una pareja práctica -se autodenomina a sí misma «The Firm» (la empresa)- que además comparten el mismo sentido del humor, según sus biógrafos. Sin embargo, la segunda temporada de «The Crown», que se estrenará el 8 de diciembre en Netflix, muestra que no siempre fue así. Los personajes interpretados por Claire Foy y Matt Smith -que también dio vida al Dr. Who, imposible ser más british- terminan los años cincuenta más distanciados que nunca en lo sentimental y con la crisis del Canal de Suez como telón de fondo político.

The Crown

La reina Isabel, cada vez más desenvuelta en su papel de monarca -como Foy en el personaje-, se atreve incluso a advertir de que ya ha visto desfilar a varios políticos por Downing Street y ninguno había concluido su mandato. Pero su verdadera preocupación no está en los despachos, sino en su cama. El cruce de acusaciones entre los monarcas los primeros minutos del piloto sorprenden a cualquiera: «Un bochorno más, un escándalo más, y todo habrá acabado», afirma la Reina. «¡Soy el único británico que no puede poner su apellido a sus hijos!», reclama él en otra discusión. Esto cambió con una orden real dictada en 1960 que declaraba que sus descendientes masculinos que no llevasen el tratamiento de Alteza Real o el título de príncipe llevarían el apellido Mountbatten-Windsor (spoiler histórico).

Los rumores de infidelidad que siempre han acompañado al Príncipe Felipe se tratan aquí con esa sutileza dramática, inteligente y elegante que caracteriza el estilo del guionista Peter Morgan («The Queen»): nada se dice abiertamente, todo se entiende o sobreentiende a través de las imágenes. O de la actitud de su secretario y amigo íntimo, Mike Parker. «Te casaste con un espíritu libre, intentar domarlo es imposible», confiesa el conde Louis Mountbatten a la monarca. Además, la serie se adentra en la infancia del duque de Edimburgo, donde se concentran muchos de sus fantasmas: exiliado, con una familia a la que se asoció con el nazismo y una madre con esquizofrenia y sordera.

Otra fuente de preocupaciones de la reina es su hermana Margarita. Pese a renunciar a su compromiso con el coronel Townsend, el personaje interpretado por Vanessa Kirby sigue siendo, para muchos, una mujer demasiado adelantada a su época. En estos episodios conocerá al que fue su marido, el fotógrafo Antony Armstrong-Jones, aunque el matrimonio aquí aún es el cuento de princesas que era al principio y no la pesadilla en la que se convirtió años más tarde.

Y entre disputas y escándalos también hay tiempo para mostrar viajes oficiales, como los realizados a Ghana y Australia. Aquí la exquisita producción de la serie justifica su presupuesto, de más de diez millones de dólares por episodio.

Además, en la mitad final de la temporada entran en juego los Kennedy. Michael C. Hall -que no se parece en nada al carismático Kennedy que todos tenemos en la cabeza- da via al presidente de Estados Unidos y Jodi Balfour a su mujer en la visita oficial de los mandatarios a Buckingham en 1961. Para no hacer spoilers, basta decir que el retrato que se ofrece del presidente americano no es tan benévolo como el de la familia Windsor.

La pena es que ahora que hemos cogido cariño a un reparto brillante, «The Crown» sigue sin ellos. En la tercera temporada Claire Foy cede el testigo a Olivia Colman, una reina más madura. Se acerca peligrosamente el momento que quizás tema la monarca: la llegada de Lady Di y el comienzo de las crisis matrimoniales de todos sus hijos.

Valoración de ABCPlay

Peter Morgan habla de escándalos e infidelidades abiertamente, pero con la sutileza dramática y elegancia que le caracteriza

Helena Cortés
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

OT 2017: Fuego en la mirada para despejar el olor a rancio

Salieron los últimos al escenario, pero cuando se sentaron al piano el público contuvo el aliento. «Operación Triunfo» estuvo toda la semana allanando el camino de la que ya es considerada como la «mejor actuación de la historia de OT». Y razón (y visión) no les faltaba.

Operación triunfo

Las expectativas eran máximas, y Amaia y Alfred no defraudaron. Los errores pasaron desapercibidos, eclipsados por las miradas y la evidente tensión (¿sexual?) entre los aspirantes a ganar «OT 2017». Quién sabe si esa magia entre ambos es genuina química o un producto fabricado por el talent show de TVE. Tampoco importa. Vibraron juntos, y nosotros al escucharlos. La piel de gallina. Y ese no beso… ¡para pegar un salto! Si son tan buenos actores algo deben estar haciendo muy bien «los Javis», profesores de interpretación en la Academia. Pero qué más da si es impostado. Fue como una película: salimos arrebolados.

Apenas tres minutos bastaron para que el programa sacudiese las audiencias, aproximándose a la imbatible «La que se avecina». Y aunque todo en este revival de «OT 2017» suene a eso, a repetido, estos dos jóvenes consiguieron maniobrar un pseudohechizo como el de «Stranger things»: sacar luz de la magia de antaño, renovar lo viejo imitándolo, aunque sea solo en momentos, como este, contados.

Poco importa si tanto la gala como el desarrollo de la misma (dentro y fuera de la Academia) sea un pastiche del paso de los Bisbal, Rosa, Chenoa y Bustamante de turno por «Operación Triunfo». Hasta al «City of Stars» de Amaia y Alfred se le ha sacado parecido con «Escondidos». Cuentan con algo que ni siquiera el original tenía: cierto candor que engancha. No en vano la terna favorita de la tercera gala estuvo formada por Alfred, Amaia y Aitana, tres jóvenes inocentes con los que el público empatiza; con una ternura que cala. Muchos buscaban en «OT 2017» un revivir nostálgico de recuerdos pasados; si bien lo tiene, su mayor garantía es haber conseguido conectar con toda una (nueva) generación.

Amaia y Alfred cantan ‘City of stars’El presentador todavía hace aguas, el protagonismo de Mónica Naranjo, la más relevante del jurado, cansa y aun así, por momentos como el de la canción de «La La Land» poco importan los desperfectos. Si hay que olvidarlos, los olvidamos. A este «OT 2017» se le ven las goteras, y ni se molestan en ocultarlas. Tres concursantes destacan por encima del resto, «el pelotón» como lo llamó Joe, que desafina. Y en el fragor de la batalla por cruzar la pasarela, entre los llantos y los porcentajes desproporcionados, entre el papelón de unos y cierto olor a rancio… resultó que con (esos) tres minutos bastaba. Está por ver cómo, después de la actuación de anoche, sigue su cauce el concurso. Queremos más Alfred. Queremos más Amaia. Pero los queremos otra vez juntos, comiéndose con la mirada
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

Primera reacciones de Justice League son positivas

El próximo viernes 17 de noviembre se estrena en la gran pantalla la nueva película del Universo Extendido de DC, Liga de la Justicia. Esta nueva cinta protagonizada por los superhéroes más importantes del estudio como son Batman, Wonder Woman, Superman, Aquaman, The Flash y Cyborg llega con las expectativas de los fans en lo más alto tras el

Read more

La entrada Primera reacciones de Justice League son positivas se publicó primero en Movieland.

Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas | Etiquetado , | a un comentario

Pixar: ‘Coco’ le “hace justicia a la riqueza cultural de México”

Crítica de “Coco” “El equipo de la película ha pasado mucho tiempo haciendo investigaciones en esta nación, quedándose en hogares para ganar inspiración”: directora del archivo y exposiciones de Pixar. Elyse Klaidman, directora del archivo y exposiciones de Pixar Animation Studios, aseguró que la exhibición “El arte de Coco”, que se presenta en la galería

Read more

La entrada Pixar: ‘Coco’ le “hace justicia a la riqueza cultural de México” se publicó primero en Movieland.

Leer más… ue leyendo

Publicado en coco, Criticas, cultura mexicana | Etiquetado , , , , | a un comentario

El papa critica “las lógicas nacionales” y los populismos en Europa

Ciudad del Vaticano, 28 oct (EFE).- El papa Francisco cargó hoy contra “las lógicas particulares y nacionales” en Europa y defendió el diálogo para impedir que “formaciones extremistas y populistas” hagan “de la protesta el corazón de su mensaje”. Jorge Bergoglio ofreció hoy un discurso a los participantes de un foro de diálogo sobre el […]

La entrada El papa critica “las lógicas nacionales” y los populismos en Europa se publicó primero en Trend Topic World.

Leer más… ue leyendo

Publicado en argumentos, Criticas, Europa, papá Francisco, populismo, vaticano | Etiquetado | a un comentario

Crítica de «Mi vida entre las hormigas»: Iremos a nadar a la zona prohibida

Jorge Martínez, o Jorge Ilega
l, ha fundido su vida con su obra hasta el punto de perder su nombre de cuna. También Ilegales carece de una identidad propia si se obvia a Jorge, que no es solamente el fundador, vocalista, letrista y guitarrista de la banda, sino también su imagen y, más aún, el responsable de forjar el mito del grupo más punk de la historia de la música española. «Mi vida entre las hormigas», el documental de Chema Veiga, repasa los más de treinta años de historia de Ilegales, que es lo mismo que radiografiar las obsesiones y manías del tipo desgarbado, calvo y de nariz ganchuda

Mi vida entre las hormigas

que berrea exabruptos en sus conciertos.

No se parece en nada Jorge a un profesional del «épater le bourgeois» ni a un asustaviejas de pubertad prolongada hasta sus 62 años. De ser así, el documental no pasaría de un anecdotario jovial y gamberro a base de épicas melopeas, riñas tumultuarias y atracos a farmacias para robar anfetaminas y preservativos. Jorge es lo completamente opuesto al estereotipo: una estrella del rock que vive en un palacio en el campo asturiano, colecciona soldaditos de plomo y tiene a Quevedo y Juvenal en la mesita de noche.

Lo fascinante de Ilegales, o de Jorge, o de los dos, es esa insólita dualidad, ese convivir de Jekyll y Mr. Hyde en un solo cuerpo. Por un lado, una banda de camorristas alcoholizados que destrozan guitarras y se pelean con su público. Por detrás, unos músicos perfeccionistas hasta lo exasperante, con unas letras lúcidas y una insobornable independencia artística y existencial, siempre «nadando en la zona prohibida, donde tantos surfers perdieron la vida». «Mi vida entre las hormigas» acierta al indagar en ese desajuste entre lo público y lo íntimo, construyendo un recorrido entre la historia musical y el perfil periodístico.

Casi cuarenta años de sexo salvaje, muchas drogas y rock n’roll resumidos en un documental plagado de sabrosas anécdotas protagonizadas por rostros conocidos de nuestra música. Todo ello acompañado con una soberbia selección musical que muestra la evolución de la banda a lo largo de sus más de quince álbumes
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

La juventud viene cantando fuerte

En Operación Triunfo buscamos la misma pureza de aquellos jóvenes que eran Bisbal o Rosa o Bustamante antes de pulirse, si es que alguna vez terminaron de ser pulidos.

En las imágenes del casting buscábamos al albañil, pero ya no hay obra.

Buscamos a la chica que llega del pueblo, pero ya casi no hay

Operación Triunfo: el chat

pueblos.

Buscamos al joven que al ser elegido se acuerde de «máma y pápa», con los acentos en la primera a. Y eso es eterno. Eso sí lo vimos.

Se trataba de evitar que aparecieran en OT los tróspidos o concursantes maleados en la infinidad de talent shows que ocupan las televisiones, y eso lo ha evitado la productora con una buena selección de los aspirantes. Son muy jóvenes, casi todos con 18 años.

Los concursantes tienen variedad suficiente. Cada uno puede elegir el suyo.

Hay una chica, Miriam, que es como la nueva Chenoa. «Tienes mucha personalidad». Tiene el ethos Malú. Canta al corazón eterno de la treintañera.

Hay un chico que se llama Agoney y que se desgañitó de tal forma con Prince que se le vio la vena del cuello desde la cámara de la grúa. Le da todo igual, es un torrente laringológico. Estos chicos son, exactamente, hijos de OT. Cantan y gritan como si todo hubiera empezado en aquellos ídolos. Siempre en la delgada línea que separa el Triunfo televisivo de la orquesta de pueblo.

Está Aitana, gritona y tan dulce como una Ariana Grande. Alfred canta y toca el trombón (puede que algunos espectadores vieran por primera vez un trombón). El chico es tan majo y educado que parece ciego sin serlo (quizás por eso cantó por Ray Charles). Hay un chico gallego que se hace llamar Cepeda que es ingeniero industrial pero se ganaba la vida de voluntario de ONG. Intentó algo meritorio entre Alejando Sanz y el reggaetón. También era claramente heterosexual, como de cuota.

La necesaria parte flamenquita la cubre Mireya, peluquera, maquilladora, modelo, miss y además cantante de coplas. «Suenas antigua», le dijeron los del jurado.

Raoul es rubio y Disney y trabajaba de botones-cantante. Hay otro chico, Mario, que es bailarín y cantante aspiracional pero que en realidad lo que quiere es ser presentador. Hay bastante artista multidisciplinar.

Y Juan Antonio, un muchacho de una nobleza impactante que cantó a Pablo Alborán medio tono por encima como quien va a correr los cien metros y se equivoca de calle. «A veces hago movimientos raros en el escenario», amenazó.

Todos estos concursantes tienen en común el ser «apadrinables» más que seguibles.

En la Academia quizás deban meter también a Roberto Leal, el presentador, que estuvo nervioso y algo falto de dominio. «Cuanto antes te quites el palo del traje, pues mejor», le aconsejó Rosa, toda pómulos y poderío.

Rosa de España –quizás Rosa de España Federal– estuvo imperial. Habló muy bien, quizás porque ahora la entendemos. Lleva consigo El Espíritu. Tuvo para todos, hasta del fotógrafo se acordó.

«Somos ídolos de Mónica», le dijo a la Naranjo. Rosa es una nueva Carmen Sevilla y convirtió el ser ídolo en una genialidad invertida y recíproca. Claro que «somos ídolos de Mónica». Hizo de madre de artistas, comprensiva y experta. Extrasensorial. Ella decía «tú has nacido artista», y advertía (ella, precisamente ella) sobre los problemas del ego.

El papel de Risto lo hace Joe Pérez-Orive, del Live Nation BCN (que no es otro ente nacionalista sino un festival). Hace de malo pero es un Risto light que dice con suavidad cosas como «liberar el espíritu» o «tienes la voz rugosa». También está Manuel Martos –hijo de Raphael– que verdaderamente es clavado a Antonio David.

Un comentario merece el ballet. Mujeres «curvy» que parecen sacadas de un video de Nicky Minaj. Como si lo mejor del viejo Telecinco hubiese decidido actualizarse en TVE con la forma de «street dance». Lo nunca visto. Estábamos acostumbrados a los ballets de tobillo grácil y hortera de las galas de Moreno (me doy cuenta de que es un sector minoritario el que repara en esos detalles).

Vimos también a los viejos miembros de la academia. Ellos han de tratar tanto diamante bruto. Manu Guix ahora nos parece como de la CUP, pero sigue siendo entrañable. Y a Noemí Galera, que tendrá que vérselas con las dotes maternales asfixiantes de Mónica Naranjo. Y el genial Guille Milkiway, que les dará historia musical, pues son de la generación de internet. Saben ser estrellas pero no saben de qué.

Cuando Rosa ganó en realidad más que ganar, o además de ganar, lo que hizo fue entrar en una lucha constante por pulirse. Ahí sigue. La dicción, el estilo, la figura. ¿No nos sentimos identificados? ¿Perderemos algún día el pelo de nuestra dehesa? De igual forma, los jóvenes de OT no aspiran a ganar. Y esto separa este programa del resto de talent shows. Solo quieren formación. «Que me expriman», «que me enseñen», «que saquen lo mejor de mi». ¡Qué juventud!
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

A Irene Montero no le gusta «OT»

A Irene Montero, portavoz de Podemos en el Congreso, no le gusta «OT», según manifestó el lunes en una conversación distendida en la propia TVE, donde había concedido una entrevista. Pese a ser «Operación Triunfo» el formato televisivo más exitoso de las últimas décadas y haber marcado un
hito en la música española del que salieron Rosa, Bustamante, Bisbal o Chenoa, auténticos superventas, el programa no es del agrado de Irene Montero por considerarlo anticuado. No importa que su difusión sea mundial, que el formato sea omnipresente en casi todas las televisiones del mundo y que el reciente reencuentro de todos ellos supusiera un gran éxito de audiencia en TVE y de aforo en el estadio Olímpico de Montjuic, al parecer los gustos televisivos de Podemos no van por ahí.

El populismo de Podemos resulta un tanto paradójico, pues «OT» es un formato blanco, familiar y de incuestionable calado popular. ¿Acaso el problema es que los cantantes cantan canciones románticas y no reivindicativas? ¿Es un problema que quede en la televisión actual un formato en que no se lancen proclamas antisistema? ¿Es porque no lo presenta Ferreras? Se conocían algunas posiciones televisivas de Podemos. Ahí están los programas de La Tuerka, el origen iraní de Hispán TV, o la participación de algunos de sus líderes en la televisión venezolana. Ahora falta saber qué entienden en Podemos por un programa de televisión «moderno&raquo
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

El «retorcido» acoso de «GH Revolution»: Acorralan a Laura para que confiese su transexualidad

GH Revolution: resumen diario

Durante el quinto debate de «GH Revolution», hemos visto un vídeo inédito que nos ha dejado helados. En él, veíamos a gran parte de los concursantes de la casa en un comportamiento, cuanto menos, cuestionable. Carlos, Daniel, Pilar y Juan Antonio son algunos de los compañeros de Laura que, entre otros, la han acorralado para que confesara que es una mujer transgénero.

Es un tema que lleva rondadno por la casa ya un tiempo. Exactamente desde que llegó la indiscrección de Daniel Sánchez, Dani para los seguidores del concurso. Para el que no lo sepa (o no lo recuerde), este concursante fue uno de los elegidos por la audiencia para cerrar el casting y, mientras esperaba esa resolución, él estuvo fuera de la casa. Fue entonces cuándo supo de la condición de Laura y, obviamente, ha decidido hacer todo lo posible para que Laura «confiese». Como si de un ladrón se tratase.

Dani fue el primero en abrir el «cajón de la mierda» al abrir una tertulia en la que estaba con Carlos, Miguel, Cristian, Petra y la propia Laura. «¿Has visto ‘La chica danesa’, Laura?». La sevillana prefiere no contestar. Sabe por dónde va al historia. Cualquiera de nosotros se habría levantado de la mesa y los habría mandado a paseo; sin embargo, Laura aguantó ahí, impasible, tranquila. «¿Laura, conoces en Sevilla a Ángela Ponce, que es transexual y modelo? Se presentó a Miss España y me estuvo contando lo de su operación. ¡Eso tiene un trabajazo…!», vuelve a insistir el gaditano, mientras Laura sigue mirándole sin decir una sola palabra.

Pero el silencio de Laura no hizo que el aquelarre que zse había formado a su alrededor se disipase, más bien seguían buscando la fórmula para hacerla estallar. «Que curiosidad me generan estas cosas», cuchichea Carlos con Cristian F. «Estamos hablando de transexualidad operada», advierte Juan, mientras Cristian F. lo califica como «auténticas obras de arte».

Si pensáis que la conversación ya había ido demasiado lejos, dejad de leer porque fue a peor. Carlos llegó a plantearle directamente a Laura que si alguna vez que casa con un «tío» debería contárselo (mientras ella seguía como si la cosa no fuera con ella). «En el momento que tú, oye, pues me voy a casar con este tío ¿creéis que esa persona tiene derecho a saberlo o es una cosa que moralmente sería aceptable que se callara?». «A mí como hombre me gustaría saberlo», se contesta a sí mismo Carlos. Laura (ni ninguno que vea ese fragmento) ya no puede más. Es entonces cuando responde calmada: «En España
hay ciertos temas que son todavía tabú».

Vamos a ahorrarnos los calificativos que podríamos darle a Carlos en estos momentos porque, si dependiese de nosotros y de la parte de la audiencia que tiene un poco de conciencia social, dormiría hoy en su casa. «Siendo una mujer transexual estaría obligada a mentir constantemente en la vida. Hasta lo más sencillo, un álbum de fotos. Con los hijos… podrías decir ‘no soy fértil, pero eso también es una mentira. En algún momento, lo sano, lo moralmente sano sería contarlo», espeta Carlos. Qué sabrá él…

Podrá gustaros el concurso de Laura o no, pero espero que coincidamos todos en que esto que le han hecho es una vergüenza. pic.twitter.com/Yx17kpoXrs— CICLOPE (@CiclopeGH)

22 de octubre de 2017La única que ha puesto un poco de cordura fue Petra. «Aquí dentro no tiene motivo para contarlo. No le veo el sentido. Ella no tiene que defender nada», asegura la joven. «Es una mujer». Gracias, Petra.

«Perverso y retorcido»
Esta encerrona ha demostrado que. Pero no, esta actitud no infringe ninguna de las normas de convivencia del concurso de Mediaset España, según aseguró el propio Jordi González en la tertulia antes mencionada. Tranquilos, que, de ser así, la dirección del programa habría puesto ya en marcha las medidas necesarias para que «proteger» a Laura de la quema de brujas a la que le intentaron condenar. ¿Por qué tiene que pasar Laura por ese mal trago?

Quienes sí que han sentenciado esta actitud han sido los colaboradores que se encontraban anoche en el plató de «GH Revolution». «Me cuesta hasta mirarlo. Es desagradable. Me hace daño. No entiendo cómo pueden jugar delante de ella teniendo esa información. Me parece muy sucio. Es perverso y retorcido», aseguraba Nagore Robles
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

TV3: Frontera kitsch

Pese a todo, lo más visto en Cataluña no es TV3, sino Telecinco. Esto tiene un enorme potencial y me hizo recordar un libro de hace unos años: «Ministeri d’incultura», del joven historiador Andreu Pujol. Señalaba una realidad: el kitsch que consume el catalán es español (o en español, mejor dicho, porque se hace en Madrid por catalanes). Según el autor, el estrato culturalmente más bajo de Cataluña está abandonado a un producto español. Esa es la tesis, y en consecuencia, el Estado catalán del futuro deberá crear su propio kitsch. Lo que leen: estatalizar el kitsch.

¿Creen que es fácil lograrlo? ¿Piensan que Belén Esteban es fácil de crear? Para empezar tienen que encontrar una, es decir, debe existir esa forma de libertad que es el casticismo. Después han de casarla con un torero que se llame Jesulín, hijo de su padre y de su madre, capaz de llenar de ropa interior femenina una plaza de toros y de tener por mascota a un tigre llamado Currupipi; y ha de haber antes un mito de referencia, el romance entre folclórica y torero. Un Paquirri y una Pantoja. No vale con colocar a una de la CUP con Joel Joan. Hay un mundo de resonancias detrás que quizás llegue al donjuanismo solar taurino, al sistema de viudedad castellano, o al romanticismo moro granadino. Hacen falta siglos para esto. Y después, para colmo, hará falta encontrar a una María José Campanario. Fácil no es. Piensan que un Estado lo podrá todo. ¿Pero qué creen que es un Estado?

Volviendo al inicio. TV3 tiene un límite en su carácter «público». Sirve para «construir país», para hacer catalanes, no para entretenerlos. Se ha señalado la influencia sionista en Jordi Pujol, líder de un pueblo maltratado que aspira a un Estado como Israel. TV3 es el aparato audiovisual, pero lo pagan los del «pueblo elegido» y los que no.

Mientras el separatismo se haga con dinero público y desde estructuras estatales, el asedio sociológico y político a esos «españoles de bajo nivel cultural» va a ser absoluto. Los desprecian y a la vez los temen porque son impermeables.

Son como rednecks a merced de las bromas de barniz progre de todos los «Polònia»; y su vía de escape, quién lo iba a decir, es lo kitsch
Leer más… ue leyendo

Publicado en Criticas, Play | Etiquetado | a un comentario

Jason Bourne regresa con fuerza

Jason Bourne regresa con fuerza Tuvieron que pasar más de 10 años para que Paul Greengrass y Matt Damon decidieran regresar a una de las mejores franquicias de espías, y que de alguna manera redefinió el formato estas películas, tanto … ue leyendo

Publicado en Cine, Criticas | Etiquetado , , , , , , , | a un comentario

“Suicide Squad” una apuesta al límite

“Suicide Squad” una apuesta al límite Warner y DC Comics no la están pasando muy bien con sus adaptaciones cinematográficas, ya lo vimos con Batman V Superman, que tuvieron que sacar la versión extendida a la venta en DVD, y … ue leyendo

Publicado en Cine de Comics, Criticas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | a un comentario