Samanta Villar reaparece para cargar contra las cadenas y productoras

Samanta Villar lo ha vuelto a hacer. La periodista ha demostrado uan vez más que no tiene pelos en la lengua, y que, si hay algo que considere que hay que denunciar, lo hará sin problema. Da igual que sea contra su propia maternidad o contra sus propios compañeros de profesión. Esta vez, Villar ha criticado la precariedad en la que trabajan algunos de sus compañeros de profesión en diversos programas de televisión: «Es un escándalo que afecta a muchísimos (...) No es que no las tengan [vacaciones]. Es que no las cobran». Lo ha denunciado a través de varios tweets que os dejamos a continuación: Este verano mi equipo vuelve a disfrutar de las vacaciones pagadas y estoy muy orgullosa de ello. Espero que empecemos a hablar de esto pronto, pero lo tengo mal, porque todos los directivos del sector a día de hoy están disfrutando de sus vacaciones, esas sí, pagadas.— samantavillar (@samantavillar) 31 de julio de 2018 «Voy a hablar aquí, a 31 de julio, de un tema tabú que me va a provocar algún disgusto con colegas y compañeros de profesión. Pero es un escándalo que afecta a muchísimos programas de tv de este país, e imagino que por eso nadie lo ha denunciado nunca. Hoy, 31 de julio, son incontables los redactores, guionistas, cámaras, montadores, productores y demás gente que crea la tv que no cobra las vacaciones. No es que no las tengan. Es que no las cobran. Cada año sufren la misma situación: la temporada acaba en junio o julio, os vais al paro uno o dos meses y os recontratamos en septiembre. Cobráis un sueldo bastante inferior al que cobraríais en concepto de vacaciones y a cuenta del INEM. Chollazo. Esto para cualquier currante implica nunca generar antigüedad, no ser nunca fijo, gastar uno o dos meses de paro acumulado cada año, además de la pérdida de pasta, que no es poca (un 40% menos aprox de tu salario). Lo más vergonzoso de esto es que incluso las productoras más reputadas del país, las que producen los programas de más prestigio y calidad, que despiertan toda mi admiración por su trabajo y que tiene como objetivo denunciar los abusos de los más poderosos a la hora de aplicarse el cuento con sus trabajadores, prefieren tirar de estos atajos que permite la legislación española en materia laboral. Y así cometen un abuso de uno de los derechos más claros del Estatuto del Trabajador. Y claro, en este sector de trabajo tan precarizado, esta pérdida se ha asumido con una naturalidad pasmosa. “Por lo menos volvemos a tener trabajo en septiembre”, piensan muchos, o “por lo menos cobramos algo en verano”. Muchos directivos y propietarios de productoras dirán que el problema viene de origen, de las cadenas de televisión, que cada vez reducen más los costes y precarizan los contratos. Y en algunos casos tienen razón. Pero os diré, por mi experiencia, que en los 10 años que llevo haciendo factual para Mediaset, y he trabajado en varias productoras y para diferentes grupos mediáticos, hemos recibido esa presión cada año y la hemos aguantado para que nuestros equipos tuvieran vacaciones pagadas. A veces incluso hemos tenido que mentir con excusas más o menos cutres (como que yo no quería coger vacaciones en verano y por eso teníamos que seguir trabajando TODOS) porque nos parecía indignante ceder al abuso. En los programas más consolidados, aunque los contratos sean temporales –suelen durar entre unos meses y varios años–, los profesionales podemos ‘arriesgar’ y ceder algo del presupuesto a lo que nunca debería haberse volatilizado, el descanso remunerado. Este verano mi equipo vuelve a disfrutar de las vacaciones pagadas y estoy muy orgullosa de ello. Espero que empecemos a hablar de esto pronto, pero lo tengo mal, porque todos los directivos del sector a día de hoy están disfrutando de sus vacaciones, esas sí, pagadas».
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.