Los duros reproches de una comensal de «First Dates» a su pareja tras ser rechazada

First dates A Carlos Sobera y los suyos se les acumula el trabajo. Decenas de solteros llaman a diario a las puertas de «First Dates» con la esperanza de que en «el restaurante del amor» también ellos tendrán suerte. «Este no es un restaurante cualquiera», recuerda siempre Sobera al empezar el espacio de Cuatro. Como viene siendo habitual, «First Dates» no defrauda a la hora de mostrar al espectador lo más granado de la sociedad española. El aficionado al formato sabe que no sabe lo que puede esperarse de una cita de «First dates»: los seres más diversos y extravagantes que pueblan nuestro país se dan cita, y nunca mejor dicho, en el programa de Sobera. Empezó llegando al restaurante Cornelia, una valenciana de 28 años que ya tenía experiencia cenando en «First Dates», pero no una muy agradable. Para esta segunda ocasión su pareja iba a ser Quique, de 30 años, que ya desde que llegó no se le veía muy interesado en la cita. La conversación no fue agresiva o incómoda, pero sí que tuvo algún que otro momento de tensión. Conforme fue avanzando la cena empezaron a surgir las diferencias entre ellos. A Cornelia no le gustó mucho que él siguiese viviendo que sus padres y nunca hubiese convivido con ninguna de sus parejas: «Eso es un poco rarito, me parece sospechoso...», dijo ante las cámaras. Quique, por su parte, confesó que ahora está muy centrado en «el trabajo, los estudios y el deporte». A esas alturas la cita ya no prometía demasiado, pero los comensales siguieron hasta el final educadamente. Pero a última hora perdieron los papeles. Cuando les preguntaron si querían tener una segunda ella dijo que sí quería «conocer más a Quique, porque me ha parecido interesante y hemos tenido muy poco tiempo». Quique, entonces, con toda educación le dijo que había estado muy a gusto durante la cita pero que «con el poco tiempo que tengo, no puedo tener ahora una relación a distancia». A Cornelia no le gustó nada su forma de responder, y le recriminó por «no ser sincero: no digas que es por la distancia, di que es porque no te he gustado». A partir de ahí se enzarzaron en un cruce de golpes bajos y reproches, en el que la más molesta era ella. «Pues si no tienes tiempo no vas a un programa a conocer a una persona. Y aquí lo dejamos», zanjó Cornelia.
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.