El adiós más triste de «Bailando con las estrellas»

Este martes tuvo lugar la octava gala de «Bailando con las estrellas». El concurso de baile de Televisión Española ya ha pasado su ecuador y son ya solo siete las parejas de concursantes que continúan «vivas» en el formato, tras la expulsión en esta última gala de Pelayo Díaz e Inés Miñana, una de las parejas más queridas por la audiencia y que ha sido de lo más aplaudida tras su paso por el concurso. Bailando con las estrellas Con Roberto Leal y Rocío Muñoz como maestros de ceremonias, la primera pareja en subirse al escenario fue la formada por Patry Jordán y Rubén Salvador. La 'influencer' y su bailarín son dos de los favoritos al triunfo final en el concurso y con «Proud Mary», de Creedence Clearwater Revival lograron 25 puntos del jurado, formado por Joaquín Cortés, Isabel Pérez y Moira Chapman. Tras ello, les llegó el turno a Amelia Bono y Rubén Rodríguez, una de las parejas que más han progresado en el concurso, que con «Mientes» consiguieron 24 puntos. Después, bailaron el piragüista olímpico Javier Hernanz y Rosa Carné, de las favoritas. Al ritmo de «Mi gente», se quedaron a un punto de Amelia Bono y su pareja. Después llegó uno de los momentos más emotivos de la noche: la aparición en el escenario del triunfito Roi Méndez, que se reencontró con Roberto Leal, el también presentador de «OT 2017». Aunque casi sin tiempo para la nostalgia, se subió al escenario el cómico Manu Sánchez, otra de las grandes revelaciones del concurso y que, junto a Mireya Arizmendi, consiguieron el primer diez del jurado en todo el concurso y sumaron 26 puntos. Tras ellos, bailaron Pelayo Díaz e Inés Miñana, la pareja que la semana pasada se salvó de milagro contra Gemma Mengual y Abel Gil. Con el pasodoble «Me gusta mi novio», consiguieron 21 puntos. El reencuentro entre Bustamante y Joaquín Cortés Y después de Pelayo e Inés, se subieron al escenario David Bustamante y Yana Olina, la pareja de moda de esta primera edición de «Bailando con las estrellas». Aparte de bailar juntos, ambos parecen también compartir su vida personal y con «Me rehúso», volvieron a dejar clara su complicidad sobre la pista. «Mis próximas vacaciones son en Río», bromeó Bustamante ante Leal, tras bailar la samba. Había tensión en el ambiente por la polémica surgida en los últimos días entre Joaquín Cortés y la exmujer de Bustamante, Paula Echevarría. Aunque lejos de fomentarla, Cortés la derribó de un plumazo, ensalzando la actuación de Bustamante y bautizándole como Patrick Swayze. De hecho, se llevaron la friolera de 28 puntos, el tanteo más alto de cuantos se han dado en «Bailando con las estrellas». Tras ello, llegó el turno de la segunda invitada de la noche: la cantante Becky G, que interpretó su nuevo éxito, «Sin pijama», mientras el programa contabilizaba los votos de la audiencia... que llegaron con sorpresa. Tal y como define la mecánica del programa, las dos parejas con menos votos del público, en consonancia con los del jurado, se deben «batir en duelo» por un puesto en el programa. Una de ellas fue la formada por Pelayo Díaz e Inés Miñana, como era de esperar... pero la otra fue la compuesta por Patry Jordán y Rubén Salvador, que había sido una de las mejor valoradas por el jurado y una de las grandes favoritas al triunfo final en el programa. La sorpresa, no obstante, no implosionó del todo, pues ambos se salvaron en detrimento de Pelayo e Inés, que tras varias galas rozando el descalabro abandonaron el programa.
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.