«MasterChef»: La gran bronca de Samantha en la semifinal

MasterChef El lunes de esta semana tuvo lugar la semifinal de la sexta edición de «MasterChef». Cinco aspirantes se enfrentaron a su peor pesadilla: la pastelería, y además por partida doble. En el primer reto, tuvieron que reproducir espectaculares postres de cinco grandes reposteros, y recibieron la visita de Miri de «MasterChef 5». En exteriores, homenajearon a las mujeres de nuestra gastronomía. Y, para la prueba de eliminación, tuvieron que enfrentarse a una caja misteriosa con un postre de Frédéric Bau, el repostero de mayor prestigio internacional. En la primera prueba, los jueces prepararon cinco campanas que escondían unos maravillosos dulces traídos por los genios de la repostería Valentina Lorieto (tres estrellas Michelin), Ana Lucía Jarquín (tres estrellas Michelin), Xavi Donnay (tres estrellas Michelin), Montse Abellà (dos estrellas Michelin) y Javier Aguiar (una estrella Michelin). Cada aspirante tuvo que reproducir con la mayor fidelidad posible los sofisticados postres traídos por los invitados, que ayudaron con sus indicaciones a los aspirantes. Miri, finalista de «MasterChef 5», les visitó para darles importantes consejos de cara a la final. El mejor de esta prueba consiguió una ventaja en la prueba exterior y un puesto de trabajo durante un año en las cocinas del Complejo Catalonia Bávaro en República Dominicana. La ganadora de esta prueba fue la rusa Oxana, una de las concursantes más talentosas y polémicas de esta edición de «Masterchef». La rusa llegó a estar a punto de abandonar durante el cocinado, y Pepe tuvo que acercarse para animarla pues, entre lágrimas, se lamentaba de «no sé hacer lo que se me ha mandado: tengo ganas de irme y mandarlo todo a tomar por el culo». Pepe abrazó a la concursante y le aseguró que «tienes talento de sobra». Las palabras del juez fueron acertadas, pues el jurado acabó reconociendo su habilidad pese a las dificultades del proceso. En la prueba exterior, el programa hizo un homenaje a las mujeres de la gastronomía española, en el Club Alma Sensai, el club privado para mujeres más distinguido de Madrid. Todos trabajaron en un mismo equipo y la valoración fue individual. Los aspirantes tuvieron que preparar un menú de cuatro platos compuesto de flor de alcachofa confitada con brandada de bacalao y pan de ajo-perejil; salmonete con rabitos de cerdo y mahonesa de encurtido; pichón de bresse con reposado de ensalada líquida de guisante y foie asado; y una versión de Ferrero Rocher de postre. Las comensales fueron 15 mujeres que se caracterizan por tener los mejores paladares de España, pues eran algunas de las mejores mujeres chefs, metres, sumilleres y críticas gastronómicas de nuestro país. Una vez más Oxana volvió a ser protagonista durante la prueba por un pequeño encontronazo con Samantha, una de las juezas del programa que se indignó al ver el aspecto del praliné que estaba preparando. «Este praliné no es cremoso Oxana: es malo, está mal hecho», le recriminó, cabreada, Samantha. «Si no has pelado las almendras, ¿por qué dices que sí? Las cosas se hacen con prisas pero bien, que estamos en la semifinal», abroncó la jueza, «este praliné es una porquería: tostar almendras es de primero de repostería». Tras el chorreó que le cayó, la rusa se puso las pilas y consiguió hacer su plato en condiciones. El veredicto de los jueces decidió que los concursantes de «Masterchef» que se iban a medir en la prueba de eliminación fueran Dani, Oxana y Marta. Su cometido era imitar un postre sobre lienzo elaborado por el chef francés, y el peor valorado de ellos se quedaría a las puertas de la gran final. Tras una difícil deliberación, el jurado decidió dejar fuera a Daniel. Audiencias ‘MasterChef’ se impuso anoche en su franja de emisión, con una media de 2.692.000 espectadores y 22,4% de cuota pendientes de la semifinal de su sexta edición. El talent culinario también registró el minuto más visto de La 1 y lideró el late night. Hasta 6.100.000 personas vieron algún momento del programa, que contó con la visita del chef francés Frédéric Bau y Miri, finalista de la quinta edición del concurso.
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.