Las excentricidades de Alaska y Mario

Alaska y Mario Vaquerizo han hecho carrera de la excentricidad desde los lejanos años de la Movida madrileña. La que tal vez sea la pareja musical más conocida de nuestro país empezó su andadura televisiva en 2011, cuando la MTV les brindó la posibilidad de grabar un programa de telerrealidad sobre su vida. No hizo falta romperse mucho la cabeza para decidir el nombre del espacio: «Alaska y Mario». Debido a la éxito internacional de la pareja, el programa se emite también en algunos países de habla hispana en América. La idea en un principio era emitir solamente ocho episodios, pero los buenos datos de audiencia animaron a la cadena a seguir con el formato, que lleva ya 32 capítulos repartidos en cuatro temporadas. En marzo de este año MTV anunció que los músicos estaban grabando una quinta temporada, aunque no se conoce la fecha de estreno de la misma. Por lo que se ha podido saber, esta nueva entrega girará en torno a un viaje de la pareja a México, país natal de Alaska, para encontrarse con sus orígenes y recordar todo lo que allí ha vivido. Y es que, hasta el momento, todas las temporadas han tenido un claro hilo conductor. En la entrega inaugural, Alaska obtenía por fin la nacionalidad española y la pareja se centró en los preparativos de cara a la boda, que se celebraría en Madrid. Una vez unidos en feliz matrimonio, ya para la segunda temporada, Alaska y Mario se fueron de luna de miel a Estados Unidos. Pero para darle un poco más de enjundia al programa, la pareja se hizo acompañar de un grupo de amigos, junto al que recorrieron el país de punta a punta. En la tercera y cuarta temporada Alaska y Mario son ya un matrimonio convencional y doméstico, pero con un punto kitsch y desenfadado. Lo más excitante que se ve en pantalla son los preparativos para el 50 cumpleaños de Alaska, que se celebró en el Florida Park con las actuaciones de varios amigos de la pareja. Una de las mejores amigas del matrimonio, Topacio Fresh, les convence para organizar una subasta benéfica de objetos personales por los que los fans pagarán miles de euros. El reality ha contado con la visita de celebrities como Carmen Lomana, Paco León, Eduardo Casanova, David Delfín, Tamara Falcó...Esta última, acudió a la casa de la pareja para formar parte de una divertida Burguer Party junto a María Fitz-James y Selma Alabau. El ambiente de la reunión era tan agradable que Tamara se sentía como en casa, por lo que llegó a confesar algunos secretos de familia: contó ante los anfitriones e invitadas que su hermano Enrique Iglesias llegó a abrazar a la televisión durante la famosa actuación de la cantante Sabrina en televisión en la que se le escapó un pecho. Y es que al parecer el cantante, en su edad de adolescencia, vivía en Estados Unidos donde, según Tamara, «son muy puritanos» y aquello fue el cielo abierto para el chico. Las cifras de «Alaska y Mario» hablan por sí mismas. Ya en sus dos primeros episodios llegaron a copar el 1,0% de la cuota de share, estando su punto más alto en el 2,6% (365.000 espectadores) el día que se emitió la boda. Habrá que ver si en la quinta temporada Alaska y Mario siguen triunfando y ya se han vuelto demasiado viejos y aburridos.
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.