La extravagante forma del Maestro Joao para leer el futuro de Hugo

Supervivientes 2018: Tierra de nadie Esta semana viene bien cargada de Supervivientes en Telecinco. Aparte de las tres noches habituales (martes, jueves y domingo), esta semana, además, el reality show se emitirá el miércoles como parte de la estrategia de Telecinco para contrarrestar el estreno de La catedral del mar, adaptación televisiva del libro de Ildefonso Falcones, en Antena 3. Así pues, esta semana habrá Supervivientes el martes con Tierra de nadie, el miércoles habrá un especial última hora, la habitual de los jueves y el debate de los domingos presentado por Sandra Barneda. Los supervivientes afrontaban esta nueva gala, presentada por Jorge Javier Vázquez, con multitud de frentes abiertos. A lo largo de la noche se abordaron muchos de ellos, entre los que se contó el posible abandono de Francisco durante una de sus crisis existenciales; el culebrón, avivado por enésima vez, sobre si Logan y Sofía se besaron los primeros días de concurso y las repercusiones del encontronazo el domingo pasado entre Alejandro Albalá y Alberto Isla, que no llegaron a las manos por poco. Raquel Mosquera es una de las concursantes que andan desatadas últimamente, harta de ser subestimada por sus compañeros. La peluquera le tiene una especial tirria a Logan, y esta misma semana se las devolvió todas juntas anunciándole a su compañero que le iba a quitar hasta ocho de los peces que había pescado. Mosquera, que tiene un comodín otorgado por el programa tras encontrar uno de los amuletos, aprovechó que podía quitarle toda la pesca al compañero que desease para vengarse del asturiano, aunque lo disfrazó con palabras bonitas. Logan fue protagonista de nuevo por su historia con Sofía, y han reconocido tras muchas semanas que, al comienzo del reality, se besaron. «Pero fue un beso de buenas noches», puntualizó él. La pareja no pudo seguir escondiendo lo evidente, a la vista de que todos los concursantes que iban abandonando Honduras contaban después haberlos visto besándose. Romina, Melissa y Maite, las tres ya en España, aseguraron haber sido testigos de su amor. El Maestro Joao, a lo suyo, demostró sus dotes adivinatorias por una vía ignota para sus compañeros de reality y también para quienes estaban en plató: leer el futuro en el culo. Hugo fue el elegido y, mientras nadaba en la playa, Joao lo llamó para adivinar su destino. Sin dudar ni un momento, Hugo le mostró su trasero al vidente, que parecía muy seguro de lo que hacía: «Vas a tener un viaje dentro de poco...Y esto de aquí quiere decir que en dos años empiezas une nueva etapa en tu vida. Además, este año va a ser divino y el siguiente mejor, te espera una racha de buena suerte de entre 5 y 7 años». Tras varios minutos palpando el trasero del andaluz, el futurólogo se dio por satisfecho con sus descubrimientos y le dejó marchar. Por su parte Jorge Javier, dejándose llevar por la euforia del momento, puso en manos de la audiencia la decisión de si el Maestro Joao le haría lo mismo en plató al volver a España. El resultado fue el esperado, y Jorge Javier podrá disfrutar de una sesión gratuita de profecía anal.
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.