Crítica de Heartstone, corazones de piedra: Universal relato adolescente

Premiadísima película islandesa, que narra algo tan universal como la iniciación al amor y la pérdida de la inocencia. Dos adolescentes bastante majos exploran sus sentimientos en un pueblo costero con una densidad de población turolense. La fotografía es formidable, y el buen gusto, generalizado. La trama se resume en una frase que le dice Thor –para llamarse así es incluso suave– a Kristian: «Deja de ser tan raro y todo irá bien». En realidad, el segundo solo sufre lo que Woody Allen definió sin demasiada delicadeza como «pánico homosexual». Los problemas de la pareja de amigos se agravan porque en ese municipio, donde no habita la prisa, todos los padres parecen ausentes o violentos. Los dos chavales tienen además almas sensibles, lo que casi siempre equivale a sufrimiento. El resultado es una película hermosa y parsimoniosa, comprensible en cualquier latitud, sobre esa época de la vida en la que se tiene todo el tiempo del mundo pero no su perspectiva. Es una guerra contra el universo en la que cabe incluso la posibilidad de querer morir antes de haber vivido. Valoración de ABCPlay Una película hermosa y parsimoniosa Federico Marín Bellón
a entrada fue publicada en Cine Y Películas, Críticas De Cine, Play. Guarda el enlace permanente.