«El intermedio», herido por el enfriamiento de la crisis catalana y el éxito de «First dates»

Si no lo evita el sketch en el que Joaquín Reyes imita a Puigdemont (que se hizo viral porque un vecino confundió al cómico con el político catalán y acabó llamando a la Policía, que se personó en la grabación), «El Intermedio» cerrará febrero con una media cercana al 8,7% de cuota de pantalla (1,6 millones de espectadores). Hay que remontarse hasta enero de 2013 cuando el programa presentado por el Gran Wyoming acabó el mes con un share medio del 8,5% de cuota de pantalla y 1,25 millones de seguidores, para encontrar un dato más bajo, según los cálculos de Barlovento comunicación. Una de las explicaciones de esta caída está en la situación política. La crisis catalana llevó al programa a máximos del 12,4% (2,2 millones de espectadores) en octubre de 2017, cifras que no veía desde 2014 y 2015, meses en los que estallaron diversos casos de corrupción. En apenas cuatro meses, «El intermedio» se ha dejado más de tres décimas. El programa, por tanto, palidece cuando la política no está tan agitada, ya que el público no busca tanto la sátira. Otra de las razones de la debilidad del espacio de humor está en el buen dato de su directo competidor, «First Dates» (Cuatro). Este mes, apenas les separa un punto, ya que el programa de Sobera acumula una media del 7,3% y 1,3 millones de espectadores. Sin embargo, en enero de 2017 redujeron considerablemente esta distancia a apenas unas décimas (9,1% de La Sexta frente al 8,5% de su competidor). En el target comercial (de 13 a 54 años), el más valorado por los anunciantes, están prácticamente empatados: «El intermedio» tiene un 9,5% y «First Dates» un 9,4%. El espacio diario más romántico de Cuatro sí gana claramente entre los jóvenes, donde logra un 8,9% entre los chicos de 13 y 24 años y un 10,3% entre los de 25 y 44.
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.