Llantos, cremalleras y vaciles a Caprile: así comienza «Maestros de la costura»

A la voz de «tres, dos, uno. ¡A coser!», los participantes de «Maestros de la costura» comenzaron con su primer reto: imitar un vestido inspirado en Escarlata O'hara. Para el gusto de algunos, era demasiado sencillo así que dos de los tres miembros del jurado –Palomo Spain y Lorenzo Caprile– decidieron complicarlo un poco más colocando una sobrefalda. Pero antes de eso, el programa de La 1 presentó a los concursantes y al público el taller de «Maestros de la costura». El plató recuerda mucho al de «MasterChef». En lugar de supermercado, tienen una mercería privada. «Yo suelo tener unos retales, unos hilillos. Lo mismo que aquí», decía sorprendida Mahi, la concursante «hortera glam». «Podéis ir a la mercería siempre que queráis», les decía la presentadora, Raquel Sánchez Silva, que vestía un David Delfín durante la primera prueba. Eso será de momento porque, imaginamos, la dificultad del talent show irá aumentando a medida que pasan los programas. Lo que también aumentará será la confianza y el temple de los concursantes. Eduardo se cortó en el minuto 15 del programa, pero no fue el único percance. Una de las participantes de «Maestros de la costura» no pudo contener la emoción al ver que el programa comenzaba. «Estoy flipando», reconoció Anna entre lágrimas. Fue Raquel quien la consoló: «Pero ya estás aquí y esto no ha empezado aún». Y no lo había hecho. Solo habían presentado a los tres miembros del jurado: Alejandro Gómez Palomo, creativo de Palomo Spain, María Escoté y Lorenzo Caprile. Y desde el primer momento ya vimos quién iba a ver el más quisquilloso. «Voy a ser muy exigente con la calidad y los acabados. Soy el abuelito cascarrabias», reconocía Caprile. Vamos, el Risto Mejide de «Maestros de la costura» Lo que los concursantes no sabían era que tendrían una madrina muy especial para su estreno televisivo: Eugenia Silva, vestida para la ocasión con un diseño de Jesús del Pozo. Esta modelo española ha sido imagen de Óscar de la Renta, Carolina Herrera y Carrera y Carrera. Desfilado en las grandes pasarelas del mundo. «Feliz de que se valore el talento que hay en España», reconocía. Con las presentaciones hechas, llegaba el momento de la primera prueba: simular un vestido inspirado en Escarlata O'hara. Los concursantes tenían dos horas para confeccionar el vestido. El material con el que tenían que trabajar partía de las cortinas (sí, las cortinas) que había colgadas en el plató: un total de 14 tipos de tela. En la mesa cada uno tenía cuadernos para hacer los bocetos, una máquina de coser completa, un costurero con un kit básico... Es decir, todo lo que podían necesitar. «Hay cosas que no sé ni lo que son», reconoce Anna. ¿Qué os están pareciendo los diseños de nuestros aprendices? ¿Cuál es vuestro favorito por ahora? #MaestrosDeLaCostura pic.twitter.com/p0Cf7NiM7T— MaestrosDeLaCostura (@MaestrosCostura) 12 de febrero de 2018El mayor enemigo de la mayoría de los concursantes de «Maestros de la costura» fue la cremallera. A la mayoría se le quedó corta. Pero eso no impidió que consiguieran hacer grandes diseños. De hecho, Antonio, el participante que se llevó la mayor puntuación, ni siquiera recordaba exactamente quien era Escarlata O'hara. La valoración de los diseños terminó en una enumeración del 12 al 1, siendo el 12 el peor valorado. El vencedor de la primera prueba contó con una ventaja muy considerable para la siguiente prueba, que fue de equipos: «Ser en el jefe de taller». Antonio tuvo que elegir al otro jefe de taller: Jaime. «Tú sirves para dirigir», le decía Antonio. Se distinguieron de los demás con un alfiletero de un color distintivo: naranja o verde. El equipo de Antonio lo componían Alicia, Shaoran, Vicente, Mahi y Vanessa; mientras que el de Jaime: Anna, Luisa, Edu, Pa y Sergio. El reto para esta segunda prueba, que se desarrolló en el Museo del Traje de Madrid, era hacer una réplica exacta de un clásico de Pertegaz, del que iba vestida Raquel durante este examen. «Este abrigazo de noche de 1954», decía. Para hacerlo, contaban con dos horas de tiempo y tenían total libertad para elegir la tela con la que hacerlo. Y también tuvieron la supervisión de Dione Pertegaz, sobrina del diseñador Manuel Pertegaz. Menos mal que el programa se ha molestado en ir añadiendo las indicaciones básicas para que la audiencia pueda seguir la evolución del programa. Estos son los pasos que deberán seguir nuestros aprendices para replicar el abrigo de Pertegaz en #MaestrosDeLaCostura pic.twitter.com/LZxsLI6rxP— MaestrosDeLaCostura (@MaestrosCostura) 12 de febrero de 2018El equipo de Antonio recibió muchas críticas. Las mangas no estaban bien ejecutadas, el escote estaba bajo y un sinfín de pegas más. El de Jaime no tuvo mejor suerte. De hecho, Palomo hizo que Pa saltará alguna que otra lágrima por la presión. Al escuchar las valoraciones, empezaron los «cachondeitos». «Me gustaría que me explicara que ha hecho en esta prueba», le decía Caprile a Eduardo. Lo cierto es que lo único que había hecho era vigilar la plancha y dar algún alfiler que otro. Por esa falta de seriedad y algún motivo más, ninguno de los dos equipos se proclamó como ganador. Es decir, los doce concursantes tuvieron que ir a la prueba de expulsión. «La técnica se puede aprender, pero la creatividad o se tiene o no se tiene», decía Caprile. La prueba de expulsión puso a prueba . Para este reto, estuvo Ana Locking, artista y fotógrafa española. «Pensad que queréis contar con esta prenda. A partir de ahí, esa prenda tendrá sentido. Con pasión y amor por lo que haces, no hay fronteras». ¿El reto? Convertir una sudadera gris, como la que tenemos todos en casa, en cualquier cosa que sorprenda al jurado. El que más decepcionó fue Antonio, el ganador de la primera prueba, que arriesgó poco. «Me centré más en que no pareciese una sudadera que otra cosa. Jaime, el otro jefe de taller, obtuvo una valoración parecida. Fue Luisa la que se llevó todos los halagos: «Has conseguido hacerla tuya». Finalmente, el trabajo mejor valorado fue el de Alicia con una transformación hacia una chaqueta cruzada con toques asiáticos. El primer expulsado del taller de «Maestros de la costura» fue Shaoran. Este costurero lleno de talento se vio sobrepasado en la primera prueba, donde presentó el maniquí sin ningún vestido. Intentó arreglarlo con un cambio de actitud en la segunda, pero la falta de resolución y creatividad en la tercera, sentenciaron su salida. Como el perro y el gato Si tenemos que decir qué concursante ha destacado desde el primer momento es Eduardo Navarrete, recién licenciado en Diseño de Moda y ya ha vestido a la Terremoto de Alcorcón para los Goya. No por sus diseños o por su perfecta melena sino por los constantes piques con Lorenzo Caprile. «Soy un poco estrellita, destaco mucho y por eso me las llevo todas», decía Navarrete. Pero no ha sido el único motivo por el que se «las ha llevado todas». El concursante ha faltado al respeto al jurado bromeando con que el abrigo «de Pertegaz» que habían hecho era una «versión más moderna». Obviamente, la reacción del jurado no fue muy agradable.
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.