Amaia es Messi

Mónica Naranjo estaba feliz «porque ya era hora de acabar». Raphael empezó la final con «Mi gran noche». Mucho más tarde llegaría Pablo Alborán (Rosa López formaba parte del jurado). Bisbal estaba anunciado. A las once y veinticinco de la noche, Ana Guerra estaba con la segunda pieza. Sólo había actuado Fred. Madre, lo que quedaba. Es verdad que Noemí Galera había llorado ya (Noemí es la Lydia Lozano de OT). ¿No podía TVE haber suprimido el día de la final la birria de «Hora punta»? Vale, habría sido sólo media hora. Luego también podrían haber aligerado el contenido del programa (menos mal que los problemas de sonido pusieron de su parte). Pero OT, como «MasterChef», como cualquiera de estos programas río, es un programa maleducado. ¿Que os tenemos hasta las dos? Nadie os obliga. Ya eran las doce cuando Amaia cantó la primera vez. ¿Alguien dudaba con esa actuación que era quien debía ganar? ¡Que con una canción de M-Clan hizo magia potagia! El resto del espacio sobró. OT se podía haber acabado ahí. Luego llegó Miriam. Bufff. Fue como si tras Joni Mitchel hubiera cantado Xuxa. Se preveía el triunfo de una triple A. Es decir, que ganaran Amaia, Aitana o Ana Guerra (ésta por sus muchos seguidores). O Amaia, Aitana o Alfred. Pero a las 00.41 se mandó a paseo a Ana Guerra. A las 00.43, a Alfred. ¿Miriam con Amaia y Aitana? Y tenía que cantar otra vez, cielos. Desde lo de Chenoa siendo superada por Bustamante no se había visto nada igual. Por supuesto, quedó tercera. Antes de cantar «Starman», Amaia había recordado la semana que se puso enferma con diarrea. Qué más quieres. Su naturalidad ha sido tan importante como su voz. A la 1.40 Roberto Leal anunció que Amaia había ganado. Aitana es Cristiano Ronaldo; Amaia es Messi. Mónica Naranjo no sé, pero mucha gente estaba feliz «porque ya era hora de acabar». Todavía apareció Bisbal, cantó sin música y habló como Yoda: «Los barcos están más seguros atracados en el muelle, pero no están construidos para eso». ¿Pero qué final es este? Vale, el final fue «Camina».
a entrada fue publicada en Criticas, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.