El singular récord que Jessica Chastain ha batido en «El Hormiguero»

Este jueves El Hormiguero tuvo una nueva visita internacional, con la presencia de la actriz estadounidense Jessica Chastain, que acudió al programa en la víspera del estreno en cines de su nueva película Molly’s Game, el debut en la dirección del reputado guionista Aaron Sorkin y el filme con el que Chastain ha sido recientemente nominada a un Globo de Oro como mejor actriz dramática. Molly’s Game, que se estrena el 5 de enero, es un biopic sobre Molly Bloom, una mujer que, tras no poder triunfar en el esquí profesional, acabó siendo una de las organizadoras más importantes de las partidas clandestinas de póker en Estados Unidos. Su vida se vino abajo cuando 17 agentes del FBI armados fueron en su busca para detenerla. Pablo Motos comenzó interrogando a la actriz acerca de su último trabajo y lo que había tenido que hacer para meterse en la piel de una mujer como Molly. Chastain se tuvo que meter a conocer desde dentro el mundo del póker y de las apuestas, y estuvo con al propia Molly viendo algunas partidas. En una de ellas, contó Chastain, vio cómo la persona a la que acompañaba perdió hasta 500.000 dólares lo que hizo que empezase a «sentirme fatal. Se hizo un gran silencio y todo el mundo me miraba, me sentía gafe y sentía que por mi culpa había perdido todo ese dinero». Poco después le explicaron que, aquello que le parecía tan extraño, era cosa ordinario entre los jugadores de póker y se quedó más tranquila. «Es muy útil conocer a la persona a la que vas a interpretar si es posible. Yo conocí a Molly y fue una gran experiencia, le pregunté muchas cosas sobre su vida que me sorprendieron», explicó la estadounidense, «la primera vez que la vi me impactó mucho por su aspecto, me recordó un poco a las Kardashian». En la parte final del programa, Pablo Motos le propuso un peculiar reto a la veterana: cronometrar para ver quién de los dos aguantaba más tiempo llorando. Empezó el presentador con no demasiado éxito para dar luego paso a Chastain. La veterana actriz comenzó a llorar a borbotones, y el tiempo empezó a pasar: medio minuto, un minuto, minuto y medio...«Esta mucho aquí el aire y me duele todo, pero voy a seguir hasta los dos minutos para que nadie pueda superar mi récord», dijo. Y hasta los dos minutos llegó, ganándose la ovación del público y unas bonitas palabras de Pablo Motos: «Han sido las lágrimas más maravillosas del mundo».
a entrada fue publicada en Noticias, Play y etiquetada . Guarda el enlace permanente.