El séptimo arte y referéndum de Cataluña

Por Daniel Martín Ferrand

Escribir hoy sobre cualquier cosa que no sea Cataluña me parece una frivolidad.

Pero este es un blog de cine, por lo que habrá que buscar la manera de frivolizar desde la sátira y la cinematografía. Porque ayer, de todo menos jornada de reflexión, me puse a pensar sobre cómo trataría el séptimo arte esto del referéndum ilegal en Cataluña.

Lo primero que me vino a la cabeza fueron los hermanos Marx y la magnífica Sopa de ganso. En su discurso/canción inaugural, Rufus T. Firefly, nuevo presidente de Freedonia, advierte de que si la gente piensa que las cosas van mal, “solo esperad a que yo haya terminado”. El problema, empero, es que ninguno de los implicados en la crisis catalana llega, ni de lejos, al ingenio del influyente filósofo Groucho Marx.

Lo de Cataluña, entonces, podría encajar en una de esas distopías que están tan de moda, como Los juegos del hambre o The Handmaid´s Tale. La manipulación de la Historia y la propuesta de una sociedad inventada y aterradora podría acercarnos a las premisas de 1984 o Un mundo feliz. Pero aún nos falta el héroe que luche contra las mentiras y desmanes de los independentistas catalanes.

Supongo que a mucha gente se le ocurre que el 1-O es algo cercano a la tragedia. Pero esta, en su concepción griega, debe ser protagonizada por seres superiores -héroes y dioses- sometidos a las tremendas fuerzas del destino y de la hybris. Y si bien Puigdemont y Junqueras pecan de orgullo obstinado, hijo del sentimiento de haber sido elegidos por el Hado, jamás podríamos considerarlos a la altura de Edipo, Orestes o Antígona. Por no hablar de lo escasos que son sus rivales de “Madrid” -resulta ridículo cómo se usa a la capital de España como personificación de la tiranía española-.

Podríamos entonces bajar hasta el drama romántico, con su destino y sus malas artes de guión -el final del primer acto de Don Álvaro o la fuerza del sino es de las peores cosas que jamás se hayan escrito para el teatro-. El problema es que falta una auténtica atmósfera de circunstancias misteriosas y sublimes que provoquen los giros en el argumento. Aquí la realidad, lejos de superar a la ficción, es mucho más prosaica dentro del absurdo.

Nos queda, dentro de las viejas tragedias y dramones, la figura de Shakespeare. Pero nos enfrentamos a dos problemas: ni la estructura del argumento tiene peso ni las palabras que usan los personajes tienen un mínimo de grandeza. Shakespeare es mucho más creíble y, sobre todo, enjundioso que los actores involucrados en la crisis catalana.

En cuanto al teatro del absurdo, el problema con el referéndum ilegal, con este atentado contra la democracia y el Estado del Derecho, es ser mil veces más preocupante y terrorífico que La cantante calva o Esperando a Godot.

Y si pensamos en la recuperación que los independentistas han hecho del fascismo excluyente, siempre echaríamos en falta una directora de la calidad de Leni Riefenstahl.

Finalmente, después de darle muchas vueltas, llegué a la conclusión de que la crisis catalana solo podría llevarse al cine de una manera bien española: a través de la comedia chabacana y disparatada. Si lo pensamos bien, Oriol Junqueras sería un magnífico Dr. Maligno apoyado por Carles Puigdemont como su particular Mini Yo. Claro que tengo mis dudas acerca de la capacidad interpretativa de Mariano Rajoy para encarnar a Austin Powers.

Ahora, fuera frivolidad. Esperemos… y recemos por que de una vez por todas la cordura regrese a Cataluña.

Adenda: Añado esto a las 17 horas del 1 de octubre, cuando ha habido varios disturbios y la sinrazón impera en Cataluña. Este comentario será más serio.

Podríamos incluir el género de política ficción, tan ausente de nuestro cine. En este sentido, el golpe de la tensa Siete días de mayo podría servir como modelo. Solo nos faltaría algo de valor y mucho compromiso artístico.

En cuanto al género histórico, lo considero improbable en esta España nuestra que ha entregado siempre cine tan sesgado, hacia “huno” y “hotro” bando.

avatar-

rca de Movieland

Grupo Vocento: En octubre de 2006 se puso en marcha el blog Movieland, siendo a partir de dar las primeras imágenes de Dragon Ball Evolution que empezó a aparecer en diferentes medios especializados, incluyendo televisión japonesa y estadounidense y prensa impresa y digital, habiendo recibido 2.5 millones de visitas y más de 12 mil comentarios https://www.facebook.com/Movieland/
a entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.