¡¡¡Vaya pillada a Alberto San Juan!!!

Resulta que un día iban Alberto San Juan y su ¿novia? por la playita y se ponen desnuditos… a dar saltitos… a juguetear… en fin lo normal… Y así, poco a poco, ¿pues qué pasa? Pues lo normal… ¡Que se ponen calentitos! Y tan calentitos se pusieron que no se pudieron esperar a llegar a casa para calmar su ‘sed de pasión’ (o calentón) que allí mismo se pusieron al lío… Y he aquí el resultado…

Y yo me pregunto… ¿No les daría corte? Así, en medio de la playa, por muy desierta que estuviera (aunque muy desierta no estaría cuando alguien hizo estas fotos)… Casi me averguenzo cuando lo veo… ¡Ay! Qué corte madre mía…

avatar-

rca de La Reina del Mando

Si soñar es gratis y Ana Obregón se ha llegado a ver a sí misma como la presidenta del Gobierno, yo me veo a mí misma desayunando con diamantes, pipa en mano, en la inmensa ciudad de Nueva York con el vestido más glamuroso de la historia del cine o en el Upper East Side sentada junto a la Reina Cotilla amenazándola con desvelar su identidad...
a entrada fue publicada en General, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.