20 años de 'Dirty Dancing'

Y parece que fue ayer…

Hace 20 años se estrenaba en las salas de todo el mundo ‘Dirty Dancing’, la película protagonizada por Patrick Swayze y Jennifer Grey

Cuando veo esta escena, la última de la peli, donde se marcan el bailecito se me ponen la piel de pollo… Sí… Yo creo que fue la primera peli un poco subitida de tono que veía en mi vida… ¡¡¡Y eso que no la vi cuando se estrenó sino unos años después!!! En aquel momento decidí que de mayor quería bailar (carrera que por diversos motivos se vio frustrada)… ¡¡SI HASTA BAILABA LA MUSICA DEL TELEDIARIO!! Mi sueño sigue siendo el de participar en un musical, lástima que lo de cantar no sea lo mío…

Patrick Swayze daba vida a Johnny Castle, el experto profesor de baile y amante consumado. Jennifer Grey interpretaba a Baby Houseman, la aburrida, inocente e ingenua adolescente, que se deja engatusar por el guaperas bailongo. La historia de un amor de verano (prohibido para más señas) entre de la mojigata y el macarra se convirtió en

‘un icono cinematográfico para toda una generación’ (según palabras de Pablo Kurt en www.filmaffinity.com)

.

Las diferencias entre ellos son abismales pero la MUSICA, mejor dicho el BAILE les une como una fuerza pasional que les emborracha y todo lo que les separa (orígenes, clase social, y demás chorradas) se convierte en humo y la pareja se lanza a vivir un fogoso romance que se hace aun más apasionado en los apasionados bailes…


Mi mente se ha puesto a recordar y ahora no paran de venirne imágenes de escenas. Escenas que son canciones, como la dulce y romántica ‘She’s like the wind’, la apasionada ‘Hungry Eyes’, la vibrante ‘Be my baby’ y, por supuesto, la genial ‘(I’ve had) the time of my life’

Espero que este humilde blog, que hoy apela a la nostalgia, haga a más de uno recordar las mismas intensas sensaciones que yo he vuelto a sentir al escribir sobre un lo que ya se ha convertido en todo un clásico (sí, ya es un clásico porque marcó un momento en la historia del cine)…

avatar-

rca de La Reina del Mando

Si soñar es gratis y Ana Obregón se ha llegado a ver a sí misma como la presidenta del Gobierno, yo me veo a mí misma desayunando con diamantes, pipa en mano, en la inmensa ciudad de Nueva York con el vestido más glamuroso de la historia del cine o en el Upper East Side sentada junto a la Reina Cotilla amenazándola con desvelar su identidad...
a entrada fue publicada en General, Sin categoría. Guarda el enlace permanente.